Paula Maddox

Cada día nos despertamos con una cifra que no deja de aumentar sobre casos de contagio por coronavirus en España. Y detrás de esa cifra hay miles de pacientes que sufren, junto a sus familias, la desesperación de no poder estar en contacto y hacerse compañía, como es el caso de Marta, Justino o Bienvenida.

La crisis sanitaria que se está viviendo ha obligado a aislar a miles de personas en habitaciones de hospitales y de ahí surge Acortando La Distancia. Este proyecto, que lleva apenas unas semanas en marcha, nace con la misión de conseguir que las personas mayores ingresadas en estos duros momentos puedan ver, gracias a la tecnología, a sus familiares.

La iniciativa surge de la cuenta de Instagram @mienfermerafavorita que, además, ha unido a diferentes personas de manera altruista para lograr hacer este proyecto realidad.

«Ayer fui voluntaria junto a la doctora Victoria Trasmonte al hospital para hacer videollamadas y os prometo que no fue una suerte para ellos, sin duda fue un regalo para mí», explica esta enfermera. «Conocí a muchos pacientes que llevan días sin ver ni hablar con sus familiares y ayer eso cambió por un simple gesto: una videollamada».

Es el caso de este paciente, un hombre que, a pesar de tener su móvil y su cargador, no tenía datos para realizar una videollamada y llevaba desde que salió de la UVI sin poder hablar con su mujer.

Marta y Pedro: 43 años sin separarse

Otro caso emocionante es el de Marta y Pedro, quienes llevan diez días separados. Todo comenzó cuando Marta, unos días antes de ser ingresada, empezó con fiebre y tos a lo que no le dio importancia hasta que Pedro, su marido, notó que respiraba con dificultad. Ya de madrugada, Marta comenzó a empeorar, y cuando Pedro vio que sus labios se ponían de un color azul, no dudó en pedir ayuda al SUMMA. Pero los servicios de urgencias médicas están saturados, por lo que no podían asegurarle el traslado pronto, así que Pedro decidió llevar a su mujer al hospital en su propio coche.

Al llegar al Hospital 12 de Octubre de Madrid, Marta perdió el conocimiento justo a tiempo de ser socorrida por el personal del hospital. Entonces la trasladaron en una camilla hasta una sala a la que Pedro ya no pudo entrar. Fue la última vez que la vio. «En 43 años que llevan juntos esta es la primera vez que están separados», cuentan desde el centro médico.

Al día siguiente llegó la peor noticia para Pedro. Marta había dado positivo en coronavirus y, aunque ya se encontraba estable, tenía una neumonía y se quedaría ingresada en planta sin poder recibir visitas.

Pero gracias a la tecnología, Marta y Pedro por fin han podido hacerse compañía; sentirse un poco más cerca.

Un momento emotivo

El caso de Bienvenida también ha conmovido las redes sociales. Bienvenida tiene 55 años y hace diez días ingresó en la UCI del Hospital 12 de Octubre por neumonía secundaria a infección por coronavirus y, durante este tiempo, ha estado intubada y conectada a un respirador.

Día tras día, desde el hospital, han ido informando a su familia de su lenta pero progresiva mejoría hasta que, finalmente, llegó el día en que pudieron quitarle ese tubo que le impedía hablar. «Lo primero que ha pedido ha sido agua. Le pasa a todos nuestros pacientes, tienen mucha sensación de sed. Seguidamente ha preguntado por su familia, su marido y su hijo», cuenta la enfermera que la atendió.

Y gracias a esta iniciativa, Bienvenida también ha podido estar un rato acompañada de los suyos contándoles que por fin puede respirar sola y que espera pronto volver a casa.

View this post on Instagram

Bienvenida tiene 55 años y no tiene antecedentes personales de interés. Hace 10 días ingresó en la UCI del Hospital 12 de Octubre por neumonía secundaria a infección por coronavirus. ——- Durante este tiempo ha estado intubada y conectada a un respirador. Día tras día hemos informado a su familia de su lenta pero progresiva mejoría. Hoy, por fin, hemos conseguido quitarle ese tubo que le impedía hablar. Lo primero que ha pedido ha sido…agua!! Le pasa a todos nuestros pacientes, tienen mucha sensación de sed. Esto siempre me hace acordarme de mi madre @mariavictoriamartinezarias , auxiliar de enfermería en #reanimacion del #hospitaldemerida, que siempre estaba dispuesta a hidratarles bien para que se sintieran mejor y no hay una guardia en la que no me recuerde que cuide de esos detalles. ——— Seguidamente ha preguntado por su familia, su marido y su hijo, y gracias a @acortandoladistancia de @mienfermerafavorita ha podido verlos y contarles que al fin puede respirar sola. ——— Gracias a Sara, mi enfermera, por colaborar en la grabación. Gracias a sus familiares por permitirnos difundirlo. Sólo nos han pedido que no se vean sus caras y así hemos respetado. #acortandoladistancia #humanizandolauci #humanizandoloscuidadosintensivos #humaniza #quererespoder #hospital12deoctubre @tomasparamo @lavecinarubia @g.angiolillo @fusterfabra_abogados @noeliajacobobernabeu

A post shared by Dra. Victoria Trasmonte (@dratrasmonte) on

Justino, por su parte, aunque sí tiene móvil, lo había apagado y no conseguía encenderlo. Además, por no molestar, tampoco había pedido ayuda.

Así que fue su familia quien, al enterarse de esta iniciativa, llamó al hospital para poder llevar a cabo una videollamada. Móvil en mano, varios hijos y su mujer le esperaban al otro lado de la pantalla, emocionados y agradecidos de haber podido tener, por un rato, a Justino más cerca.

Un sueño hecho realidad

El proyecto Acortando la Distancia es una iniciativa solidaria que tiene la finalidad de acercar familias o personas próximas a sus enfermos de COVID-19 que se encuentren en situación de confinamiento y aislamiento hospitalario o residencial (sean éstos de carácter público o privado), mediante dispositivos electrónicos donados por entidades privadas a tal fin.

La donación de los dispositivos disponibles se hace estrictamente bajo solicitud telemática en la plataforma web, siendo la Asociación quien gestiona la entrega de los dispositivos con los solicitantes en coordinación con los hospitales donde trabajan.

«Quiero agradecer a todas las personas que me escucharon desde el primer momento y lo han dado todo incluido su tiempo, sus ganas y su ilusión sin medidas. Sin vosotros esto solo hubiera sido un post mas de Instagram», cuenta emocionada la impulsora de esta iniciativa.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

2 COMENTARIOS

Deja un comentario