La Organización Mundial de la Salud advierte de que los servicios esenciales de salud no pueden detenerse por la pandemia del coronavirus, porque epidemias anteriores han demostrado que cuando los sistemas de salud se ven abrumados, las muertes debidas a afecciones prevenibles y tratables aumentan dramáticamente.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Gebreyesus, recordó este lunes 30 de marzo de 2020 que «los bebés aún nacen, las vacunas deben administrarse y las personas aún necesitan un tratamiento que les salve la vida para una variedad de otras enfermedades».

Según el doctor Tedros, brotes anteriores han demostrado que cuando los sistemas de salud se ven abrumados, las muertes debidas a afecciones prevenibles y tratables con vacunas aumentan dramáticamente: «El rápido aumento de la demanda de establecimientos y trabajadores de la salud amenaza con dejar a algunos sistemas de salud sobrecargados e incapaces de operar de manera efectiva».

La Organización Mundial de la Salud ha publicado directrices para ayudar a los países a equilibrar las demandas para responder directamente a COVID-19, al tiempo que mantiene los servicios de salud esenciales.

Las directrices incluyen un conjunto de acciones específicas e inmediatas para reorganizar y mantener el acceso a servicios esenciales de alta calidad, incluida la vacunación de rutina; cuidado durante el embarazo y el parto; tratamiento de enfermedades infecciosas y no transmisibles y condiciones de salud mental; servicios de sangre y otros.

«También se necesita asegurar una fuerza laboral de salud adecuada para hacer frente a las muchas necesidades que no sean COVID-19» explicó Tedros.

Cuarentenas y bienestar

El doctor Tedros también recordó a los países que al implementar medidas que restringen el movimiento de la población es vital respetar la dignidad y el bienestar de todas las personas.

Además, es importante que los Gobiernos mantengan a sus pueblos informados sobre la duración prevista de las medidas y que brinden apoyo a las personas mayores, los refugiados y otros grupos vulnerables.

«Los Gobiernos deben garantizar el bienestar de las personas que han perdido sus ingresos y necesitan desesperadamente alimentos, servicios sanitarios y otros servicios esenciales», aseguró el líder de la OMS, agregando que es necesario trabajar de la mano con las comunidades para generar confianza y apoyar la resiliencia y la salud mental.

Pico de contagios en España e Italia

Durante la conferencia de prensa, los expertos de la Organización Mundial de la Salud aseguraron que esperan que Italia y España estén llegando al pico de la curva de contagios de coronavirus, pero aseguran que para poder reducir los números no bastará con mantener aislada a la población, sino que tendrán que seguir haciendo pruebas.

El doctor Mike Ryan explicó que para lograr que la curva baje harán falta medidas de salud pública.

«¿Esperamos que Italia y España están casi allí? Sí. Todo el mundo habla de la curva y la estabilización, pero la pregunta es cómo vas hacia abajo. No es solo encerrar a la gente y ya. Bajar los números requiere redoblar los esfuerzos de salud pública para empujar hacia abajo. No bajarán solos, hay que empujar. En eso se tienen que centrar ahora los países», dijo.

La doctora María VanKerkhove añadió que tienen que usar el margen de tiempo que da el confinamiento para seguir «buscando agresivamente» los casos de coronavirus, aislando a los contactos y tratando a los infectados.

La OMS recomienda hacer pruebas hasta que solo un diez por ciento den positivo. Si un ochenta o noventa por ciento de los resultados son positivos es que muchos casos se están escapando, aunque reconoce que la posibilidad de hacer las pruebas depende del número de test de los que disponga el país.

«Si comparamos a Italia y España con lo que pasó en Wuhan, la diferencia principal es que en Wuhan no solo encerraron a la gente, sino que siguieron buscando los casos», reiteró Ryan.

Tratamientos y mascarillas

Respecto a la cloroquina, la Organización aclara que no hay un tratamiento específico que «cure» el coronavirus. Medicamentos como la cloroquina se están usando para acortar la enfermedad, mejorar algunas complicaciones y evitar que los casos leves se agraven. Además, hay que tener cuidado de que no se agoten, porque son necesarias para otras enfermedades.

En cuanto a las mascarillas, los expertos recordaron que la Organización no recomienda su uso para aquellos que no están enfermos.

«No recomendamos que las personas que están sanas lleven mascarillas. No hay pruebas de ningún beneficio. Por el contrario, si no se manipulan bien hay riesgos. Faltan mascarillas en todo el mundo. Los médicos están expuestos al coronavirus cada segundo de cada día», aseguró el doctor Ryan.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

1 COMENTARIO

Deja un comentario