Marta Cruz Andrés

La Confederación General del Trabajo (CGT) informa, mediante un comunicado, del fallecimiento de la primera teleoperadora en Madrid. CGT se lamenta de que la actividad del telemarketing en Konecta no esté paralizada.

La trabajadora, de treinta y seis años tenía, disponía de contrato temporal desde el año 2017. Desde CGT recuerdan que esta modalidad es la más abundante en este sector.

La empresa Konecta notificó hace días que no sigue con la prohibición de trabajar, según el comunicado de CGT, y desde el mismo comité aseguran que «permanece obligando a ochocientas personas al menos a ir al trabajo. Esta empresa obliga a muchas personas al día a jugarse la vida», afirman las fuentes sindicales.

CGT recuerda que el ámbito de este sector productivo, está incluido en el CNAE 8220, es decir, actividades de los centros de llamadas, y las trabajadoras que prestan los servicios tienen derecho a quedarse en sus respectivos domicilios. 

Desde el medio Aquí Madrid hemos intentado ponernos en contacto con la empresa Konecta, vía telefónica y no hemos recibido respuesta.

El Ministerio de Trabajo advierte

Ante lo que el sindicato CGT entiende como desobediencia empresarial, tomaron la decisión de dirigirse al Ministerio de Trabajo y a la Inspección de Trabajo para que las empresas de telemarketing rectifiquen y de esta forma no arriesguen la salud de los teleoperadores.

Por ello, el pasado lunes 30 de marzo, el Ministerio de Trabajo emitió una advertencia por escrito a la filial de Konecta Comercialización en Avilés (Asturias), ya que es una empresa de servicios de telemarketing, y no se encuentra en ninguno de los veinticinco apartados de actividad esencial. Han quedado advertidos de que debe interrumpir su actividad en la oficina con carácter inmediato.

Así pues, deberán acreditar ante la inspección competente, a la mayor brevedad posible, y con un máximo de dos días por correo electrónico, el cumplimiento del Real Decreto, asegura CGT.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario