La COVID-19 daña gravemente los pulmones, y su imagen en una radiografía explica la agresividad del virus.

Se trata de una enfermedad que afecta, principalmente, a la capacidad pulmonar de las personas. Aunque también pueda haber otros síntomas, como es la tos, la fiebre o la falta de olfato y gusto durante unos días.

La enfermedad COVID-19 está provocada por el virus SARS-CoV2, es decir, pertenece al grupo de síndromes respiratorios agudos grave (SARS). Pero según Samuel Mosquera, técnico en diagnóstico por imagen y medicina nuclear, la diferencia de la COVID-19 con otros virus, como el de la gripe, es que «este se expande en los dos pulmones, por eso se dice que es un virus que crea opacidades pulmonares bilaterales. Y que es difuso, porque al expandirse en ambos pulmones no está localizado en una zona concreta, como lo haría cualquier otra neumonía».

La COVID-19 se viste de blanco

Estas radiografías de un enfermo en estado avanzado, muestran la forma del virus. Mosquera recuerda que los pulmones sanos en una radiografía deberían verse completamente negros, ya que están llenos de aire y este se capta en negro. Y precisamente la zona blanquecina de los pulmones es el reflejo de la extensión del virus SARS-CoV2 en este paciente.

Así mismo, se observa que la forma que adquiere el virus en el interior es «vidrio deslustrado» en ambos pulmones. Dicho de otro modo, la forma en la que se expande el virus, añade Mosquera, «es como si en un cristal de una ventana o de un escaparate se lanza un objeto, a veces, después, el cristal se fractura pero no termina de romperse. Esa es justo la forma del virus en los pulmones, y por eso se llama vidrio deslustrado».

Radiografía de un enfermo de COVID-19 en estado avanzado

Precisamente esta forma se puede apreciar en ambos pulmones. Lo que lleva a su vez a otra diferencia con una neumonía común, como el hecho de que las neumonías generalmente «afectan a una zona localizada de uno de los pulmones o de los dos, y generalmente a la base de estos órganos, es decir, a la zona inferior», añade Mosquera. Pero la COVID-19 no afecta de esta forma, ya que ataca a ambos pulmones y se expande por todo el tejido del órgano. Por ello, la afección primaria es pulmonar, aunque pueda haber otros síntomas.

Otra de las fotografías que muestran la gravedad del virus es en el siguiente TAC, en el que se puede observar la zona afectada; en concreto, es la zona opaca de color blanco también en un paciente infectado por COVID-19 en estado avanzado.

.

TAC de tórax de corte axial de un paciente contagiado por COVID-19 y en estado avanzado
Intento aprender siempre de lo que leo, veo y escucho. Prestar atención a los problemas de las personas y contarlo de la mejor forma posible es mi objetivo como profesional. Mi otra pasión es el cine.

5 Comentarios

  1. Magnífico artículo. Da miedo dentro de la realidad y da esperanzas ante el miedo. Bien hecho Aquí Madrid

Deja un comentario