Desde hace varios años, Rafael Fontán, profesor del Instituto José de Churriguera, de Leganés, (además de músico y escritor) se encuentra al llegar estas fechas con la misma situación: varios de sus alumnos, algunas veces los más brillantes, no se van a presentar a las pruebas de la EVAU, la antigua selectividad, porque no pueden pagar las tasas que se les exigen para poder acceder a los exámenes que les abrirán las puertas de una carrera universitaria.

En los barrios y localidades obreras, los alrededor de doscientos euros que hay que pagar como tasas para conseguir primero el título de Bachiller y después el acceso a las pruebas de EVAU son una barrera inaccesible para muchos alumnos y sus familias. Esa cantidad supone en muchos casos más de una cuarta parte de los ingresos mensuales de la familia.

Ha habido varios años en los que el claustro de profesores del IES José de Churriguera, y de otros institutos, ha solucionado el problema mediante colectas entre los profesores para reunir el dinero y lograr que los alumnos más débiles económicamente puedan acceder a la carrera que desean.

Este año, Rafael Fontán, con el apoyo Proyecto Ciudadano del Menor de Leganés, ha decidido ir un paso más allá y solicitar firmas a través de Change.org para pedir al consejero de Educación de la Comunidad de Madrid que establezca la exención del pago, tanto de las tasas para la acceder a la EVAU de este curso como de los derechos del título de bachiller a las familias que lo soliciten por poder hacer frente a ese gasto. También el proyecto del menor ha financiado en años anteriores las tasas de alumnos sin recursos.

En la petición, que sigue abierta en Change.org, se pide que sea suficiente para liberar de ese pago a los estudiantes presentar una declaración responsable de falta de recursos que permita un trámite rápido, puesto que solo quedan alrededor de tres semanas para la matriculación para la EVAU. Posteriormente se justificaría la falta de medios.

Hacia el 20 de junio, y en un plazo que suele oscilar en torno a las 48 horas, las familias de los estudiantes se enfrentan a un gasto que, en muchos casos, puede ser inasumible o destrozar las perspectivas económicas en una época en que la epidemia del Covid-19 ha supuesto la caída en el paro fulminante de muchas personas que, por el retraso en la tramitación, aun no han recibido ninguna ayuda.

«Segundo de bachillerato es un curso difícil que requiere una preparación académica exigente (se afirma en el texto de la petición) Además, este año ha sido especialmente complicado debido al confinamiento que hemos tenido que sufrir. Muchas familias se han visto afectadas por la brusca interrupción de los ingresos que les permitían hasta ese momento hacer frente a los gastos de vivienda, alimentación y, también, a los derivados de los estudios de sus hijos e hijas. Gracias al esfuerzo de profesorado y estudiantes, y a pesar de las dificultades emocionales y económicas que han estado viviendo en numerosas ocasiones, chicos y chicas han conseguido prepararse para pasar una prueba tan importante para su futuro como es la EVAU. La sociedad debe responder ahora reconociendo este esfuerzo y evitando poner otro obstáculo más en el proceso educativo de sus estudiantes: el pago de las tasas».

La idea de evitar que nadie tenga que dejar de estudiar lo que desea por no tener doscientos euros es la fuerza de la petición.

Periodista. He desarrollado la mayor parte de mi carrera profesional en TVE, en tareas informativas y de investigación periodística, en el ámbito estatal y en centros territoriales. Acumulo experiencia en información local desde 1980 y colaboro en lo posible con el movimiento asociativo y vecinal de Leganés.

2 Comentarios

Deja un comentario