«Vivarium», atrapados en un infierno suburbano

0
122

Ni hecho a propósito. La película «Vivarium», segundo largometraje del irlandés Lorcan Finnegan (‘Without Name’), protagonizado Jesse Eisenberg (‘Bienvenidos a Zombieland’), Imogen Poots (‘Mejor otro día’, ‘Green Room’, Premio a la Mejor Actriz en los festival de Sitges y Málaga) y Jonathan Aris (‘Morgan’, serie de TV ‘Sherlock’) cuenta la historia de una pareja atrapada (confinada) en una urbanización.

Se estrena el 8 de abril en las plataformas sala virtual de cine, Movistar +, Vodafone y Rakuten tv.

Inspirada en la burbuja inmobiliaria que estalló en varios países con la crisis de 2008, y en especial la de Irlanda «donde una pareja podía encontrarse sola dentro de una urbanización edificada en medio de ningún sitio»,  «Vivarium» es una cruel pesadilla en bucle, con el inevitable suspense y unas cuantas dosis de terror. 

La pareja formada por Gemma, maestra en una escuela de primaria, y Tom, en busca de una casa para vivir juntos, se topan, en una agencia inmobiliaria, con un extraño vendedor que les ofrece «una casa para siempre» que se encuentra en algún lugar impreciso, «bastante cerca y bastante lejos».

Acompañan al vendedor y aparcan frente al número nueve de una urbanización que parece no tener fin, de casas idénticas aparentemente deshabitadas. Mientras visitan el interior, el agente desaparece y cuando quieren abandonar la urbanización no pueden hacerlo: se mueven por un dédalo de calles que termina inexorablemente delante de la puerta verde con el número nueve. Todos sus intentos de huir fracasan mientras alguien, a quien no consiguen ver, deposita en la entrada cajas con alimentos  y productos de baño, y un buen día un bebé. 

El niño es un añadido a la absurda pesadilla que está viviendo la pareja, crece rápidamente, siempre tiene hambre, es grosero y violento, imposible de controlar. Es, en suma, el inevitable niño de las películas de terror, el más terrorífico de los personajes.

En su intento de salir lo más indemnes posible de la kafkiana situación, la pareja recorre todos los estados de ánimo imaginables, del miedo a la desesperación, en lo que es una metáfora del vivario –un reducto donde se crían animalitos pequeños para los que se intenta reconstruir su medio natural– y también de otras varias cosas dispares: desde el obsesivo consumismo, hasta el individualismo que acaba en aislamiento o la nefasta  rutina de la convivencia.

Lo más logrado es el agobiante ambiente de la urbanización, colores monótonos y luz artificial en imágenes que parecen pintadas por Magritte (a destacar el cielo cuajado de nubes perfectamente idénticas).

Ficha

  • «Vivarium»
  • Película de producción irlandesa, belga y danesa.
  • Realización: Lorcan Finnegan
  • Reparto: Jesse Eisenberg, Imogen Poots, Eanna Hardwicke, Jonathan Aris
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario