Vida y obra de Luisa Sigea

Editorial Ledoria cumplió el pasado 2020 su veinticinco aniversario y es un hito que hay que reconocer y celebrar, en este exiguo campo de las editoriales afincadas en Castilla-La Mancha. Muy pocas de las actualmente vivas pueden decir lo mismo, Enhorabuena pues, a su creador, Jesús Muñoz Romero y a sus colaboradores.

Ahora son él mismo, Jesús, acompañado por Elena Muñoz Expósito, quienes acometen la necesaria tarea de actualizar lo que se sabe -que no es demasiado- acerca de una ilustre paisana castellanomanchega, la taranconera Luis Sigea de Velasco, apodada «la toledana» porque en su siglo (el dieciséis) Tarancón pertenecía aún, al parecer, a Toledo y no a Cuenca como en la actualidad.

Fue ante todo una mujer muy culta; conocía varias lenguas (latín, griego, hebreo y puede incluso que árabe).

Estuvo al servicio de varias reinas, Catalina de Portugal (desde 1542) a la que enseñó latín, y posteriormente de la infanta María, también portuguesa, a la que traslado amplios conocimientos de Humanidades y lenguas. Vivió como se ve bastante tiempo en Portugal aunque luego, al contraer matrimonio con el comerciante Francisco de las Cuevas, se trasladó a Burgos.

Su disyuntiva vital la definen bien los autores de este libro cuando señalan: «Rechazar el mundo vano y superficial de los centros de poder y, sin embargo, saber que solo bajo la protección de los poderosos se puede desarrollar una vida intelectual plena» (p. 27)

Vuelve a servir de nuevo a una reina, María de Austria reina viuda de Hungría hermana de Carlos Primero, pero ésta muere pronto, en octubre de 1558 y Luisa regresa a Burgos. Es entonces cuando se dirige a Felipe Segundo implorando su protección, aunque esta no llegaría nunca. Luisa Sigea muere en Burgos en 1560.

Sus obras (Syntra o el Coloquio de dos vírgenes) han pervivido hasta nuestros días y han tenido algunos comentarios y nuevas ediciones.

Con todo, el interés de esta obra es la recuperación de esta figura, poco conocida, lo que no le resta un ápice de importancia a su vida y su obra. Y también la reproducción de algunos textos suyos, como la citada Syntra; algunos poemas y algunas cartas, con sus respectivas traducciones al castellano, que de otro modo no hubiéramos podido conocer.

Sería deseable que alguien indagara un poco en la vida de la hermana, Ángela, quien se dedicó a la música y de la que muy poco se sabe. Los retratos de ambas están en el pasillo Borbón Lorenzana de la Biblioteca de CLM/Toledo.

  • Jesús Muñoz Romero y Elena Muñoz Expósito
  • Vida y obra de Luisa Sigea
  • Biblioteca de Autores Toledanos;
  • Ed. Ledoria, 2020;
  • 106 pags.; 10 €

Deja un comentario