¿Quién es Giuseppe Verdi? preguntó un joven tratando de googlear para saberlo. Al menos, intentó buscar en su teléfono. Muchos jóvenes de diferentes países ignoran quién fue el gran compositor italiano. Por ello, el Teatro Real de Madrid, en su incesante tarea de difusión y apertura musical, ofrece una “Gala Joven” de la opera Un baile de máscaras de Giuseppe Verdi, el 16 de septiembre 2020; un preestreno exclusivo antes de la apertura de la temporada lírica 2020-2021.

Verdi fue un genio de la ópera y acumuló los éxitos y los sinsabores del mundo del bel canto. Vivió y expresó en sus obras musicales los avatares del siglo diecinueve. Nació en Bussetto, Italia, el 10 de octubre de 1813 y murió en Milán el 27 de enero de 1901. Se unió al movimiento Risorgimento, junto con Garibaldi, buscando la unión de Italia. Óperas como Nabuco y Aida, manifiestan un fuerte sentimiento patriótico y son emblemáticas del ideal de nación.

Fue un autor prolífero que abarcó todas las gamas operísticas, desde tramas históricas hasta las populares, como lo muestra su famosa trilogía: Rigoletto, El trovador y La traviata. Abarcó desde los temas amorosos a los psicológicos en Otello, Macbeth y Falstaff, compuesta en sus últimos años.

Después de casarse con Margherita Barezzi, se traslada a Milán, donde se vincula a la Scala, el gran teatro de ópera. Allí alcanza reconocimiento, pero su mundo se desmorona con la muerte de su esposa y el fracaso de su ópera Un giorno di regno. Aunque jura no escribir más ópera, su carrera se acrecienta y sus composiciones se difunden en Europa. Se presenta en Barcelona, Berlín, París y luego en Nueva York y Buenos Aires, y durante esa etapa de su vida compone sin descanso, entre viajes, éxitos y frustraciones.

Un baile de máscaras es una obra que tuvo un extraño acontecer. Basada en el libreto de Eugène Scribe, se apoya en un hecho histórico: el asesinato del rey Gustavo tercero de Suecia durante un baile de máscaras, en los salones de la ópera de Estocolmo, con motivo de una conspiración.

La ópera de Verdi tuvo que adaptarse a cambios inesperados por la presión de la censura y por los intereses políticos del momento. Verdi trabajó con su libretista, se modificaron nombres, incluso el título, que se rebautizó como Una vendetta in domino. Aún con los cambios, fue prohibida. Entonces, Verdi, trasladó la historia de Estocolmo a Boston, la ciudad ilustre de Estados Unidos, a fines del siglo diecisiete. En vez de un rey, nos presenta a un conde y la acción sucede en Norteamérica; estos hechos evidencian el extraño periplo argumental que tuvo que sortear el compositor ely también muestran los entresijos operísticos.

La ópera se termina y se estrena con éxito en Roma en 1859, y luego en España, en 1861, en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona. En presentaciones posteriores se usó el título que Verdi le puso: Un ballo in maschera, según la ambientación escandinava. Después de la transformación argumental se ha convertido en un hito del repertorio operístico y es una de las óperas más representadas.

Ahora, tendremos la ocasión de ver la versión Un ballo in maschera del Teatro Real de Madrid, el 18 de septiembre, a las 20:00 horas, abriendo la temporada 2020-2021. Con un preestreno sólo para jóvenes menores de 35 años -Gala joven- el 16 de septiembre.

La producción, procedente del Teatro La Fenice de Venecia, en colaboración con el Teatro de la Maestranza de Sevilla, tiene como director de escena a Gianmatia Aliverta, quien ubicó la trama de la ópera en los Estados Unidos, en Boston, pero desplaza la acción al siglo diecinueve, cuando las luchas fraticidas entre Norte y Sur tomaron auge a raíz de la abolición de la esclavitud, y mostraron la pérdida de poderes de los latifundistas.

En esta versión se pone de relieve la tensión política de conflictos que podríamos considerar actuales, unidos al triángulo amoroso, que Verdi describe con inspiración melódica y sentimiento. Arias, duetos, escenas corales y grandes cuadros, manifiestan al público la diversidad operística verdiana, el lirismo de los momentos íntimos y el drama de los personajes.

Nicola Luisotti, director musical, estará al frente de dos repartos, en donde el protagonismo femenino será interpretado por las sopranos Anna Pirozzi, Saioa Hernández, Maria Pia Piscitelli y Sondra Radvanovsky. Completan el reparto los tenores Michel Fabiano y Ramón Vargas, los barítonos Artur Rucinski y George Petean, las mezzosopranos Daniela Barcellona y Silvia Beltrami y las sopranos Elena Sancho Pereg e Isabella Gaudí.

Los solistas, coro, actores y trabajadores cumplirán el Protocolo de Seguridad Sanitaria diseñado por el Comité Médico del Teatro Real, en conformidad con las directrices de la Comunidad de Madrid.

El estreno de Un ballo in maschera, el 18 de septiembre, será retrasmitido en directo en pantallas instaladas en la Plaza de Oriente y en la Plaza de Isabel II, donde se instalarán 450 sillas separadas entre si, con ocho entradas y salidas debidamente señalizadas y dotadas de hidrogel.

Una serie de actividades y eventos paralelos se llevaran a cabo durante las dieciséis funciones, en colaboración con la Fundación SGAE, el Museo de Artes Decorativas y la Universidad Nebrija, destacando la sesión de Enfoques, el 14 de septiembre a las 20:15 horas, por primera vez, en el canal de Youtube del Teatro Real.

Las localidades estarán a la venta con un aforo máximo del 75 por ciento.

Los jóvenes están especialmente invitados a la Gala Jóven del 16 de septiembre, donde podrán apreciar un espectáculo diferente y gozar de las melodías memorables de Verdi.

Se ha confirmado la asistencia de los Reyes de España, quienes presidirán el viernes 18 de septiembre 2020 la inauguración de la 24 temporada del Teatro Real.

Deja un comentario