Una cadena de pancartas por la sanidad pública se ha desplegado este 15 de noviembre de 2020 entre el Gobierno regional con la Consejería de Sanidad por los 550 metros que separan las sedes de la presidencia de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol y la Consejería de Sanidad en la calle Aduana, siguiendo una convocatoria de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) «en defensa del maltratado sistema público de salud».

Para conseguir este objetivo la FRAVM ha invitado a sus asociaciones federadas a acudir a la cita con las demandas específicas más urgentes de sus barrios y municipios, para sumarlas a la reivindicación genérica que se repite estos meses de pandemia: un refuerzo de la Atención Primaria y hospitalaria acorde a la actual crisis sanitaria.

En el recorrido se han visto pancartas con demandas específicas como la apertura de un centro de especialidades en Villa de Vallecas, que a pesar de contar con más de 115.000 habitantes no tiene ninguno; o de la reapertura de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) de lugares como Alcalá de Henares, Tres Cantos, San Fernando de Henares, Coslada o San Sebastián de los Reyes, que llevan cerrados desde el pasado mes de marzo, cuando se puso en marcha el hospital de campaña del IFEMA.

Las asociaciones vecinales y plataformas por la sanidad pública de Sanse se movilizan desde hace años por otros dos motivos: la puesta en marcha de un centro de salud en el barrio de Dehesa Vieja y la apertura de la Torre cuatro del Hospital Universitario Infanta Sofía, en el que tras ocho meses de pandemia se mantiene cerrada una unidad de dieciséis camas de UCI y tres plantas de hospitalización, mientras el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso se afana por inaugurar, «con prisas, a medio gas y sin personal extra, el gran hospital de emergencias Isabel Zendá». Proyecto que «va a costar a las arcas públicas en torno a cien millones de euros, el doble de lo presupuestado inicialmente».

En la acción de este domingo han estado presentes las asociaciones de Madrid Centro, que desde hace meses reclaman el traslado del viejo y deteriorado centro de salud de la calle Alameda al inmueble municipal que hasta hace un año albergaba el Centro Social La Ingobernable, o los colectivos de Latina, que hoy demandan cosas tan básicas como la reapertura de los centros de salud de Cebreros y Pascual Rodríguez y del SUAP de la Avenida de Portugal. También han acudido vecinos de Leganés, Puente de Vallecas, Usera o Carabanchel, estas últimas, con su añeja reivindicación de apertura de tres nuevos centros de salud en Carabanchel Bajo.

La cadena de pancartas es la primera de las acciones simbólicas que, con carácter mensual, la FRAVM tiene la intención de convocar hasta conseguir «un verdadero refuerzo en nuestra Atención Primaria y hospitalaria, lo que ha de traducirse en más recursos materiales pero sobre todo humanos».

En sintonía con la mayoría de los sindicatos y colectivos sanitarios, se pide la contratación de más personal, y se rechazan fórmulas como la derivación de profesionales de centros en funcionamiento a nuevos establecimientos, tal es el caso del nuevo hospital de Valdebebas.

La FRAVM sostiene que noticias como la desvelada por El Diario, que da cuenta de la adjudicación de 70.500 euros sin concurso ni publicidad a una empresa para la que trabaja el hermano de la presidenta Isabel Díaz Ayuso por labores de mantenimiento de dos centros hospitalarios públicos «no hacen sino avivar nuestra indignación ante una gestión desastrosa de la pandemia, que ya se ha cobrado más de una decena de ceses y dimisiones en departamentos clave del Gobierno regional».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario