A mediados de enero de 2020 se han iniciados las obras de una nueva gasolinera en la parcela de la confluencia entre las calles Reus y Secoya, en el barrio de Carabanchel Alto, informa la Asociación de Vecinos.

Carabanchel de la gasolinera al cole
Vecinos de Carabanchel muestran la cercanía de la gasolinera a las viviendas y al futuro colegio

Se da la circunstancia de que esta parcela, aunque pertenece al polígono industrial de Aguacate, se sitúa al lado del supermercado del barrio de referencia, en el tramo de mayor tránsito de vecinos a pie.

También, justo al otro lado de la calle Secoya y el cruce con Reus, se encuentran los edificios de viviendas del PAU de Carabanchel y la parcela dedicada por el Plan General para futuros equipamientos de primaria y secundaria del barrio, a veintidós y treinta metros respectivamente.

La Asociación de Vecinos de Carabanchel Alto sostiene que «todo el proceso ha sido llevado con la máxima discreción por parte de los promotores, evitando informar a las empresas y vecinos colindantes mediante cartelería, que debían haber colocado en la parcela para informar de la solicitud de la licencia. Por el momento, tampoco han colocado el preceptivo cartel informativo de las obras».

La nueva gasolinera se situará a 300, 500 y 1000 metros (dos, tres y cinco minutos) de otras gasolineras ya existentes, por lo que cualquier excusa basada en la necesidad estratégica de la zona queda desechada, añaden los vecinos, que la califican como «una operación comercial simplemente especulativa, que antepone la libertad de mercado muy por delante del bienestar de la vecindad de la zona». 

Argumentan que «mientras todos los esfuerzos públicos deberían ir en el camino de la reducción del consumo de este tipo de combustibles, nuestras administraciones, local y regional, siguen favoreciendo la implantación desregulada de surtidores en los barrios de la periferia, evitando legislar sobre las distancias de este tipo de instalaciones a las viviendas y los equipamientos públicos».

La Asociación de Vecinos indica que «han iniciado las necesarias movilizaciones, con la intención de paralizar la obra y que las administraciones responsables den las explicaciones oportunas» a los residentes y futuros usuarios de las instalaciones educativas de «cómo ha sido posible que esta gasolinera haya sido favorecida con las licencias de obras, instalaciones y actividad».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

1 COMENTARIO

Deja un comentario