El martes 13 de diciembre asistimos a un encuentro literario en el Instituto Francés de Madrid con el escritor peruano y universal Mario Vargas Llosa, quien conversó con la periodista franco-griega Marie Madeleine Rigopoulos, sobre «París, Flaubert y el Escribidor».

Desde el inicio quedó patente la importancia del invitado, quien desde septiembre de 2021 es miembro de la Académie Française, elegido en primera votación para el sillón dieciocho. Nada menos que el Embajador de Francia en España, Jean Michel Casa, se encargó de la presentación del ilustre invitado y de sus muchos méritos: Segundo receptor Premio Nobel como académico, primer escritor extranjero publicado en vida en la biblioteca La Pléiade, Premios Princesa de Asturias, Cervantes, André Malraux, miembro de la Real Academia Española… alabando también sus fuentes como escritor, desde Cervantes a Camus, Faulkner y Flaubert, motivo de la reunión de hoy.

Vargas Llosa, en respuesta a preguntas de Rigopoulos, vino a decir, sintetizando, que desde muy joven sintió la necesidad de salir de su país, donde no había editoriales y muy pocas librerías, para cultivarse como escritor. Que llegó a París con veintidós años, tras un curso en Madrid con una beca de doctorado. Que nada más llegar a la capital francesa compró en una librería del Barrio Latino, La joie de lire, un ejemplar de Madame Bovary.

Gran parte del resto de la conversación giró en torno a la obra maestra de Flaubert, del efecto que ejerció sobre el joven Vargas Llosa, en su vocación literaria, en darse cuenta de que la literatura podía cambiar su vida. Describió su gran conocimiento de la vida de Flaubert, de sus dificultades familiares para dedicarse a la literatura y de como las resolvió fingiendo una enfermedad.

Además de comentar cómo Madame Bovary cambió la literatura en Francia, en Europa y en el mundo, habló de la invención del narrador invisible por Flaubert, un hecho revolucionario. Un narrador que está sin estar, que no influye para nada sobre el personaje. Tal narrador aparece por primera vez en esta obra en la historia de la literatura. Obra origen del realismo literario, con una estructura innovadora, perfecta.

«Leyendo a Madame Bovary, me convencí de que la literatura era la mejor vocación del mundo, y que se podía cambiar la sociedad escribiendo novelas», dijo.

Luego comentaron el personaje de Emma Bovary, cuyos problemas lo fueron por el tiempo en que la tocó vivir. Una mujer valiente, libre, que no encajaba en esa época. De cómo Flaubert hace una crítica feroz de sus amantes y de otros hombres de la historia, como dando a entender que así era la mayoría masculina en sus relaciones con las mujeres en la sociedad de la segunda mitad del siglo diecinueve.

Verdaderamente, las vicisitudes de Emma Bovary serían imposibles en la sociedad del siglo veintiuno, por suerte para las mujeres de hoy.

Tras una hora de encuentro, intenso, ameno y a ratos divertido, por el sentido del humor de Vargas Llosa, volvió a quedar patente la importancia del personaje, tanto por la allure de su presencia como por la ausencia, como en muchos otros encuentros del Instituto, de preguntas y respuestas al final, ni venta con firma de su último libro Tiempos Recios, que sí mostró y comentó Marie Madeleine Rigopoulos durante el evento.

Que yo recuerde, y estoy dispuesta a que me corrijan, es la primera vez que nos encontramos con un Premio Nobel y miembro de la Académie Française en el Instituto. Y se notó.

Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario