«Una canción irlandesa», de John Patrick Shanley, historia de un amor obstinado con música folk

Escritor, dramaturgo, guionista, productor y realizador, el neoyorquino de origen irlandés John Patrick Shanley –ganador de un Oscar en 1988 por el guión de ‘Hechizo de Luna’ y un Premio Pulitzer a la mejor obra de teatro en 2014 por ‘La duda’, que en 2018 adaptaría para el cine- ha filmado en «Una canción irlandesa» (Wild Mountaun Thyme)  una divertida historia  romántica al tiempo que una auténtica declaración de amor a Irlanda, que en Irlanda no han apreciado: el periódico The Irish Times la ha calificado de «increíblemente horrible».. 

Al pasar de los escenarios a la gran pantalla, lo que originalmente llevó el título de «Outside Mulligar», y se representó en 2014 en un escenario de Broadway, se ha convertido en «Wild Mountain Thyme» para los espectadores anglosajones –en referencia a una hermosa canción popular celta interpretada a lo largo del tiempo por Bob Dylan, Joan Baez, George Harrison, Van Morrison, Rod Stewart o Ed Sheeran entre otros- y «Una canción irlandesa» para los cinéfilos españoles que pueden verla a partir del viernes 16 de junlio de 2021 

Brillantemente interpretada por Emily Blunt (‘El regreso de Mary Poppins’, ‘Sicario’), Jamie Dornan (‘Cincuenta sombras de Grey’), Jon Hamm (‘Mad Men’, ‘Baby Driver’) y Christopher Walken (Oscar al mejor actor de reparto en 1978 por ‘The Deer Hunter’, ‘Pulp Fiction’), «Una canción irlandesa» habla de Rosemary, una guapa granjera pelirroja enamorada en secreto desde la infancia de su vecino Anthony, un muchacho tímido que vive una existencia rutinaria con su excéntrico padre, indiferente a todos los intentos de Rosemary por conquistarle.

Aunque la vida  parece organizada para continuar idéntica por los siglos de los siglos, todo se tambalea cuando el padre de Anthony decide vender la granja a Adam, un rico sobrino que vive en Nueva York, que quiere abandonar el bullicio de Manhattan y que se enamora de Rosemary en cuanto la ve.

En la película, encantadora y poética, Irlanda es un país mágico, como de cuento, donde todo es verde, circulan viejas camionetas cargadas de ganado y los granjeros se reúnen en el pub, para beber sus pintas y cantar y bailar.

El retrato que el director  -crecido en Nueva York pero impregnado de cultura irlandesa- traza del país es un divertido romance bucólico lleno de fantasía; el viaje que hizo con su padre, cuando era octogenario, a la granja familiar, le inspiró años más tarde la obra de teatro que está en el origen de esta película: «La vida en una granja –dice John Patrick Shanley- tiene su propio ritmo, dictado por el de los animales. La gente, los animales, la naturaleza, el cielo, la tierra, la lluvia… todo contribuye a crear una música propia… Los granjeros irlandesas son gente muy solitaria, muchos ni siquiera se casan…»

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario