La UGT se ha dirigido al Ministerio de Sanidad para que, en el escenario actual de índices de contagios de la COVID-19 e ingresos hospitalarios, se revisen las medidas de prevención de riesgos laborales de las trabajadores y trabajadores de limpieza de hospitales, residencias y centros de salud.

En la primera ola de esta enfermedad, durante la pasada primavera, este sector fue uno de los más afectados por la falta de equipos de protección individual (EPI) y desde UGT denuncian que, si bien la situación en la que prestan los servicios estas plantillas no es la misma que la de la primera ola, dista mucho de ser la adecuada para desempeñar su trabajo en condiciones de seguridad para prevenir y evitar los contagios, porque sus tareas y obligaciones laborales hacen imposible evitar el contacto con personas tanto sintomática como no sintomáticas en entornos de posible contagio.

UGT considera que la limpieza en Hospitales, residencias y centros de salud es una labor básica para el control de la pandemia que debería tener la atención por parte de todas las administraciones públicas implicadas en su control.

En este sentido, el Sindicato Sectorial de Limpieza de FeSMC-UGT rechaza que en el «Protocolo de actuación de los servicios de prevención» del Ministerio de Sanidad, se les considera como personal con una «exposición de bajo riesgo» que supone, aún hoy, llegar a situaciones en las que no disponen de los EPI adecuados a pesar de hacer tareas de limpieza en entornos COVID.

Añaden que la reducción de las plantillas cuyos cometidos es la desinfección de edificios y espacios de Hospitales, Residencias y Centros de Salud está provocando una situación grave y complicada en las condiciones de trabajo de uno de los colectivos más expuestos a un posible contagio por la COVID-19.

Desde el Sindicato consideran que las personas trabajadoras de este sector «no merecen, ni por parte de las administraciones públicas ni por parte de las empresas adjudicatarias, un trato donde se escatiman medidas de prevención, y convivan, por el contratrio, en unas condiciones de precariedad, sobrecarga de trabajo, y riesgos para su salud».

Trabajadores de riesgo

Desde UGT reclaman la modificación de esta consideración y que las plantillas de limpieza hospitalaria, residencias y centros de salud pasen a ser consideradas «de riesgo» y, en consecuencia, se les dote de medidas preventivas frente a la COVID-19: test rápidos de detección, los EPI de protección respiratoria y guantes adecuados, entre otras medidas y con el fin de garantizar la seguridad y la salud de ellos mismos, sus familias y terceros en los entornos laborales.

Así mismo, solicitan que la Administración, como garante último de la Salud Publica, vigile el correcto cumplimiento de las medidas de Salud Laboral en los servicios de limpieza de los Hospitales, Residencias y Centro de Salud.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario