El día del alzamiento militar que provocó la guerra civil española, las carteleras de los cines anunciaban películas como «Morena Clara» y «La señorita de Trévelez» junto a algunos éxitos de Hollywood. Uno de estos era entonces “Way Down Fast”, una película norteamericana de 1935, de Henry King, protagonizada por Rochelle Hudson y Henry Fonda, que en España se tituló «A través de la tormenta».

Través do trebón

El escritor Vicente Araguas ha utilizado este mismo título para su nueva novela, publicada en gallego como «Través do trebón» (Belagua), crónica de la tragedia vivida por unos personajes golpeados por la barbarie fascista durante los primeros días de la guerra.

La elección del título es significativa, pues además de ser una de las películas que se proyectaban en uno de los cines de la ciudad en la que tienen lugar los hechos que se narran durante los acontecimientos del relato, su argumento remite al dramático destino de una mujer a la deriva después de una tempestad.

En la novela de Araguas esa mujer es Lucila, esposa de Marcelo Glaría, un teniente de navío leal a la República, radiofonista de un crucero de la Armada, que es requerido de urgencia a su destino en el buque el mismo día del golpe de estado. Durante más de un mes Lucila espera inquieta y en soledad el regreso incierto de su marido a la habitación del hotel donde ambos se alojaban.

Los puntos de vista de esta mujer y de Vitolo, un adolescente que contempla entre fascinado y escéptico todo lo que se produce durante los días que siguen al alzamiento, sirven al autor para narrar los hechos que se desarrollan durante los primeros días de la guerra civil en Astaleiro, trasunto de la ciudad de Ferrol. La recreación de calles, plazas, travesías, tiendas, establecimientos y personajes de la época, y la utilización de expresiones del lenguaje ferrolano, resultarán gratificantes para los lectores de esta ciudad que aún recuerden aquellos años.

A través de la mirada de estos dos personajes, Lucila y Vitolo, se analizan también la sociedad de una ciudad de provincias de la época y el enfrentamiento que se apoderó de aquellas dos Españas irreconciliables.

Escrita con un estilo literario muy elaborado a pesar de su aparente sencillez, con un último capítulo sin puntuación que recoge el monólogo interior del joven protagonista, la novela se desarrolla con un ritmo muy vivo entre las evocaciones del pasado y las incertidumbres de un futuro que comienza a mostrar los primeros signos de la tragedia que iba a prolongarse durante los años siguientes.

Los personajes de la trama representan algunos de los distintos tipos que encarnaban entonces los defectos y las virtudes de una sociedad enferma cuyos dirigentes y opositores fueron incapaces de evitar aquel enloquecido enfrentamiento entre hermanos.

Mezclando episodios reales con otros de ficción, siempre realista y verosímil, Vicente Araguas transmite a los lectores la indignación que provocan las injusticias, las deslealtades y los abusos de poder de quienes, sostenidos por la fuerza y guiados por el odio y la venganza, provocaron dramas que algunas veces se recuerdan durante años y otras quedan enterrados en el anonimato y el desconocimiento. Hasta que alguien los rescata de ese olvido.

Deja un comentario