Trabajadores de la Administración de Justicia han participado este viernes 12 de junio de 2020 en una «concentración ruidosa» de cinco minutos en la planta de cada edificio judicial de la Comunidad de Madrid donde esté ubicado el Decanato de los Juzgados.

Trabajadores de los juzgados de Plaza de Castilla protestan por la limitación de aparcamientos para acceder al trabajo

Según ha informado Alberto Cabezas, responsable de Administración de Justicia de FeSP UGT de Madrid, la convocatoria estuvo motivada por la decisión unilateral tomada por la Decana de los jueces de Madrid de reservar plantas enteras de aparcamientos solo para jueces, fiscales y letrados y el resto de plazas, muy pocas, para el resto de trabajadores de los juzgados.

La Decana ha cerrado toda la primera planta de las tres que hay en el parking del edificio de Plaza de Castilla y a primera planta también de las dos que hay en el edificio de Capitán Haya, para que solo pueden aparcar jueces, fiscales y letrados, y deja las tres plantas restantes para más dos mil trabajadores que hay entre Plaza de Castilla, Capitán Haya (sede de los juzgados de primera instancia y sede de Fiscalía) y Rosario Pino.

Esto no sería de mucha importancia si no fuera porque la mitad de las plazas que tienen reservadas están permanentemente vacías sin que ningún trabajador las pueda utilizar.

Esto es algo que está ocurriendo no solo en los Juzgados de la Plaza de Castilla, sino en muchos de los edificios judiciales de la Comunidad de Madrid, como Móstoles o Coslada.

Los trabajadores y la Decana están siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y de la Comunidad de Madrid de que se priorice el uso del transporte privado para evitar contagios, pero «para la Decana los únicos que tienen derecho a aparcar son los jueces, fiscales y letrados, el resto de trabajadores de la Administración de Justicia no», señala Alberto Cabezas.

La representación sindical de UGT considera que esta situación supone un «abuso permanente en la utilización de los aparcamientos por parte de unos pocos», ya que los aparcamientos son espacios comunes de los edificios judiciales a los que tienen derecho todos los trabajadores y trabajadoras, sin que deban producirse privilegios de algunos colectivos a costa del resto del personal.

A esta primera concentración ruidosa a base de cacerolada, pitada y abucheo, seguirá otra el lunes 15 de junio, en demanda de una negociación sobre este problema, ya que la decisión de la Decana, además de unilateral, se produjo sin margen para buscar alternativas a muchos trabajadores que, sorpresivamente, no pudieron acceder a los aparcamientos habituales, creado una situación que pudo derivar en un problema de orden público.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario