En época de coronavirus, hacer turismo local es una excelente idea. En Estados Unidos se alienta esa forma de turismo regional por medio del auto, en familia, entre amigos, por carreteras seguras, para visitar los Parques Nacionales, playas y zonas campestres con paisajes, lagos, áreas de pesca, de canoa, bicicleta, senderismo y excursiones al aire libre. En España el turismo es fuente fundamental de ingresos y alentarlo en estos momentos cobra doble sentido.

Quisiera recomendar un lugar al que no fui con criterio turístico sino por mis ansias de adentrarme en los orígenes de lo español, para saber más de esta Península Ibérica que forjó mi lengua y dio bases a mi cultura hispanoamericana. Lo que cuento sucedió hace cuatro años o más. Creo que ahora el sitio está muy bien reglamentado.

Salimos de Madrid, rumbo a Ávila, en dirección a la localidad de El Tiemblo; pasando el pueblo, hay señalización que lleva por la carretera donde encontramos, al borde del camino, los Toros de Guisando. Estacionamos y nos dirigimos al solar. Allí nos atendió un obrero que estaba terminando de colocar unos molinetes y nos invitó a pasar:

“Ustedes serán los últimos que entren sin pagar, este molinete exige billete. Entren que estarán solos pero tienen los carteles con explicaciones. El dueño se ocupa mucho y éstas son sus propiedades. Mire los toros, se las traen, si hasta parece que van a salir embistiendo….”

Conocer los toros de Guisando fue como enfrentarme a la esencia de España. La madre patria, mi lengua amada, la hidalguía, la cultura, el arte, la historia.

Los vi frente a mi, en hilera, en actitud de fuerza y posesión. Según estudios fueron esculpidos por los vetones entre el siglo quinto al tercero antes de Cristo. Al acercarse, la energía brota de esa maza de granito; se les atribuyen poderes mágico religiosos, es posible que se oficiara algún culto a la fertilidad. Los sembradíos, los árboles, el ambiente pastoril, nos invita a imaginar aquellas culturas ibéricas que poblaron estos campos, antes de la llegada de los romanos, buscando buenos pastizales para su ganado.

La futura reina de Castilla, Isabel «La Católica» y Enrique cuarto de Castilla (su hermanastro) se dieron cita aquí, en 1468, para firmar los Acuerdos de los Toros de Guisando. El sitio de la firma es contiguo y se puede visitar, tiene además paneles explicativos del hecho histórico.

La firma del acuerdo le permitió a Isabel casarse con Fernando de Aragón, consolidar patrimonios, centralizar el poder, reafirmar la economía y vislumbrar un reino poderoso, apoyando la aventura del marino italiano Cristóbal Colón rumbo al continente de América. Por lo tanto, si este lugar, con esculturas de piedra de la Edad de Hierro que hablan de un pueblo originario, fue elegido como sitio de acuerdos reales, en el Siglo quince, sin duda, era ya considerado un lugar simbólico.

La literatura supo ver en los toros de Guisando algo especial, Lope de Vega los cita a menudo y Miguel de Cervantes los evoca varias veces en Don Quijote de la Mancha. Para Federico García Lorca tienen un valor metafórico:

..y los toros de Guisando,
Casi muerte y casi piedra,
Mugieron como dos siglos
Hartos de pisar la tierra.

Los toros estan agrupados, costado con costado orientados norte-sur. Hubo una clara intención en colocarlos de manera determinada, ya sea como ofrenda, como protección de la zona, o como ritual. Miran al monte de Guisando, miran al ocaso, el sol es importante porque los antiguos toros llegaron de Asia, mirando hacia Occidente. Algunos tiene inscripciones en latín, escritas en la época del Imperio Romano, que no destruyó la estatuaria.

Algunos expertos afirman que es uno de los conjuntos escultóricos (porque hay varios) más antiguo de la Península, cercano al arroyo Tórtolas, marcando frontera entre Castilla, León y Madrid, o sea, en cruce de caminos.

Estos toros vienen del fondo de la tierra, de tiempos ancestrales y están aquí en Guisando, en Castilla, donde se atesora parte del legado cultural español, con once Bienes declarados Patrimonio Mundial por la Unesco, con mas de veintitrés mil yacimientos arqueológicos, pudiendo seguirse la Ruta Arqueoturística.

Los vetones eran un pueblo ibero de ganaderos y bravos guerreros, se sustentaban con vacas y cerdos, estos toros son representación de su cultura y costumbres. Son monumentos sólidos de dos metros y medio, en la cabeza tiene unos agujeros donde estarían insertados los cuernos, por eso se presume que son toros; vi los agujeros pero creo, además, que es la postura del animal, la actitud lo que da la impresión que estamos frente a toros.

El toro es un animal mítico que llega de Oriente, en la Mesopotamia ya lo consideraban un animal sagrado, Egipto lo veneró en la imágen de Apis, la mitología griega puso sus dones en alto con el rapto de Europa y con el relato del Minotauro en el laberinto de Creta. Los celtas también vieron en el toro un ser mágico.

Pero en España, uno tiene la impresión que el toro se trenza con el hombre, es parte de sus faenas, desafío y diversiones: la tauromaquia, las fiestas de Pamplona, hay un vínculo de asociaciones entre hombre y animal, el toro esta unido al imaginario popular. Por otra parte, en el plano real, según dicen los biólogos, el toro tiene muy buena visión periférica y memoria de entorno, embiste ante el peligro; embiste, no huye, tiene una fisiología preparada para el estrés, genera una hormona que le da energía.

Estas esculturas primitivas conmueve por la postura de fuerza, de realismo; emociona saber que tuvieron relación con estos pueblos íberos originarios que determinaron la historia de España. Tal vez, tuvieron reuniones religiosas en este sitio alegórico.

Para mi, como hispanoamericana, los Toros de Guisando no representan solamente un lugar de interés cultural con paisaje pintoresco, estos toros me han hecho pensar: están enraizados en lo más profundo de la esencia española, son emblemáticos de la España toro que avanza, conquista y logra un imperio donde el sol no se acuesta.

Estos misteriosos verracos zoomorfos en medio del campo de Guisando, se crean sobre una región de fuerza telúrica, son emblema de la tierra y del trabajo, del arrojo de un pueblo, que se irá configurando como el pueblo español. Pueblo español que marcó y ojalá siga marcando un hito en la historia de la Humanidad.

Informes:

  • Portal oficial de Turismo de la Junta de Castilla y León.
  • Tours: pasaje pintoresco El Tiemblo, entorno de la Sierra de Gredos y sus valles, Arqueoturismo.
  • Ideal para fin de semana en auto.

4 Comentarios

  1. Este articulo nos conmueve por su capacidad transformadora.
    De un tema que podría ser de no gran interés, la periodista logra darle todo otro vuelo, sabiendo rescatar todo lo que hay en el. ¿Es el conocimiento lo que nos lleva a darle valor a las cosas, a la historia?

    • ¡Totalmente de acuerdo! El articulo abarca todos los aspectos; histórico, biológico, psicológico, literario, espiritual, geográfico, testimonial, antropológico y hasta tiene humor. BRAVO, un periodismo con contenido y análisis.

  2. Cuánta inspiración, dan ganas de pasear por los campos de Castilla y conocer su historia, o sus historias, releyendo todas estas referencias históricas y literarias.

Deja un comentario