Todas las mujeres en «De Sheherazade»

0
58

María Pagés, flamante Premio Princesa de Asturias de las Artes, ha estrenado en la sala Roja de los Teatros del Canal de la Comunidad de Madrid «De Sheherazade», una producción de su compañía coreográfica en coproducción con el Liceu de Barcelona y la Music and Art Foundation de Abu Dhabi. Apoyos del Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid) sede del Centro Coreográfico María Pagés, INAEM, Comunidad de Madrid, Festival de Música y Danza de Granada y el Teatro Campoamor de Oviedo.

Ya dije hace tiempo que María era una privilegiada no solo por su creatividad artística, sino también por tener como pareja a El Arbi El Harti, activista multicultural, catedrático, dramaturgo, especialista en literatura española y dedicado a las artes escénicas, especialidad flamenco desde 2011 por amor a María Pagés. Juntos son imbatibles, como demuestra su producción desde esa fecha y que ahora culmina con De Sheherazade.

Una obra dedicada a la mujer en todos los tiempos de la historia y la mitología para la que ha puesto once bailarinas en once escenas con títulos significativos: En tierra de nadie, La confabulación de Athenea, Venus nace de nuevo, La canción de Sheherazade, La biblioteca de Safo, Los artificios de Medea, Anatomía del miedo, Reminiscencias del amor oscuro, Blimunda, Me miro en ti, y El horizonte entreabre sus pestañas

Nueve escenas de baile y dos instrumentales, letras y dramaturgia de El Arbi El Arti, por donde pasan los palos flamencos soleá apolá en Venus nace de nuevo, toná y alboreá en Reminiscencias del amor oscuro, taranto, tangos y zorongo en Blimunda y soleá en El horizonte entreabre sus pestañas. Comienza con una danza oriental y termina por soleá. Repertorio flamenco, popular y clásico. Las músicas son de María Pagés, Rubén Levaniegos, Sergio Menem y David Moñiz.

La estructura coreográfica es la de un ballet clásico donde predomina la composición coral, con solos que no son siempre de la creadora de la obra y dúos notables. La coralidad se extiende al diseño y colorido del vestuario y la actuación dancística perfecta y precisa, como debe ser en un ballet. El resultado es sin duda magnífico y así lo atestiguó el público con sus aplausos.

Dice María Pagés que «De Sheherezade relata una aventura que sugiere algunos de los hilos que tejen la poliédrica y pacifista esencia femenina. El espectáculo es una narración poderosa, construida con solos y coreografías corales, perfectamente hiladas. Su personaje aúna la singularidad individual de cada intérprete y la fuerza arrolladora del grupo. Sheherezade, que es una mujer y todas las mujeres, recorre el relato coreográfico reivindicando la palabra como la mejor herramienta para salvación de la humanidad de su violencia endémica. Pero esta mujer, arquetipo de la paz, también comparte con el público sus conocimientos, contradicciones, amores, desamores, fuerzas, fragilidades, inseguridades, satisfacciones, soledades… Comunica con el alma abierta en canal su relación con el cuerpo, el deseo, la maternidad, la igualdad aún no alcanzada… es decir, habla de la luz y las sombras, de la contemporaneidad. Las coreografías recogen una diversidad femenina que se apodera de la acción para conquistar el escenario real y simbólicamente. Sus once mujeres llenan ese escenario, que es el escenario de la vida. Mujeres que poseen una fuerte singularidad. Mujeres que piensan en clave coral y musical la pluralidad del género que representan, más allá de las diferencias, ya sean físicas, étnicas, religiosas, culturales o estéticas.»

Las letras de las escenas de De Sheherazade son icónicas. Como esta que transcribimos de La canción de Sheherezade, una síntesis de la intención de la obra :

Soy fuego y luna. Vengo de un secreto viejo. Soy hija de la fortuna. La memoria de las dunas conoce mi relato añejo. Soy la niña de la belleza, el camino y la suerte, la conciencia serena, el amor y la muerte. Soy la belleza extraña del arraigo del olivo en la loma de la guadaña. Soy una mujer. Simplemente, una mujer. Me llamo Sheherezade, Yael, Jillian, Pepa, Fatou, Carmen, Rahma, María, Greta, Hasna, Isabel, Akiko, Sarabi, Ashira y Yun. Mi corazón es un huerto de azahar y buganvilla. Mis manos el desierto donde florecen la semilla, los prados y los sueños. En mi cuerpo madura el fuego del deseo y las lluvias del desierto. Soy una mujer. Quiero vivir en tu fuego, en tus aguas, tierra y vientos. Soy la voz de los amores. La música de los deseos cuando fluyen las pasiones en los relatos bellos de los libros secretos. Soy una mujer que ama. Vivo el ciclón de la historia. Soy una noche y mil alboradas. Damas, amigas, hermanas, señoras de los mundos, dueñas de los triunfos, sentaos en mi baranda, vamos a tomar el té amargo de la esperanza. La leyenda de la pasión es nuestra.

Y de todos es sabido que Sheherezade salvó al príncipe Shariar de su incapacidad de amar, de su miedo a lo femenino, capacitándole para el amor, incluyendo lo femenino en su masculinidad.

Desde los tiempos fabulosos hasta la realidad de hoy.

Ficha artística.

  • Baile: María Pagés, Julia Gimeno, Marta Gálvez, Almudena Roca, Ariana López, Meritxell Rodríguez, Nerea Pinilla, Sofía Suárez, Yardén Amir, Marina González y Raquel Guillén.
  • Cante: Ana Ramón Muñoz y Cristina Pedrosa.
  • Guitarra: Rubén Levaniegos e Isaac Muñoz.
  • Violín:  David Moñiz.
  • Chello: Sergio Menem
  • Percusión: José María Uriarte
Algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi vida. Soy Licenciada en Psicología por la Universidad Complutense de Madrid, master en Psicología del Deporte por la UAM, diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, conocedora de la Filosofía Védica. Responsable de Comunicación y Medios en Madrid de la ONG Internacional con base en India, Abrazando al Mundo. Miembro de la British Association of Freelance Writers. Certificada en Diseño de Permacultura. Trainer de Dragon Dreaming, metodología holística para el crecimiento personal, grupal y comunitario en el amor a la Tierra. Colaboradora en Periodistas-es y en las revistas Natural, Verdemente, The Ecologist para España y América Latina. Profesora de inglés avanzado.

Deja un comentario