Allá por los años 80 Larry Kramer escribió “Un corazón normal” una obra tan valiente como necesaria que puso tanto las ies como los puntos en plena epidemia del Sida, el tiempo ha ido despojando a la vertido a la función de Kramer en un clásico moderno de la literatura norteamericana, los días que vivimos lo convierten en una obra tan de actualidad como urgente y tan necesaria como cuando se escribió.

El Bucle Teatro ha sabido darse cuenta de la valía de la función y, para en su puesta en escena, Jesús Amate ha sido absolutamente consciente de que Kramer no hizo un panfleto, un informe notarial o un panegírico sino que solo se limitó (nada más y nada menos) a narrar el gran tema de toda literatura la condición humana.

Así, la condición humana resplandece en cada minuto de esta impecable función dirigida con inteligencia y sensibilidad; resplandece en toda su miseria y todo su esplendor, en todo su poder y toda su gloria, con toda su mezquindad y con toda la compasión de que es capaz.

Todo lo anterior sería imposible sin un reparto que se vuelca, que sabe lo que está contando, que sabe como se ha de contar tanto Córdova Gómez, Diego Santo-Tomás, , Igor Estévez, David Simón, Juan Silvestre y Senén Marto lo dan todo como un grupo de activistas en lucha contra lo imposible (empezando por ellos mismos) junto a una Tamara Berbés que regala una interpretación honda y firme como la doctora que tiene la lucidez para saber que todo está perdido y la entereza para no rendirse.

Todo el reparto se comporta, en suma, como si fuesen ciudadanos de una ciudad llamada Madrid en el mes de octubre del Año del Señor de 2020

El Umbral de Primavera, domingos de octubre a las 20 horas

Luis de Luis

Crítico teatral

Ficha artística

Elenco: Córdova Gómez, Diego Santo-Tomás, Tamara Berbés, Igor Estévez,

David Simón, Juan Silvestre y Senén Marto

Autoría: Larry Kramer. Traducción de Diego Santo-Tomás

Dirección: Jesús Amate

Producción: Daniel Barragá

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario