¿Puede el psicoanálisis ser un juego? ¿Puede el psicoanálisis ser un arte? ¿No sería, en ese caso, lo mismo?

Lo es. 

Es juego y es arte, y bien que lo demuestran Charlie Levi Leroy y Raquel Arigita con esta brillante comedia de Martin Giner, tan llena de vericuetos como plagada de profundidades, tan reluciente de matices como sembrada de insinuaciones, tan plena de exigencias como radiante de emboscadas.

Así, comparecen en el escenario convertido en ring o consulta médica, psiquiatra y paciente, paciente y psiquiatra, Raquel y Charle, Leví y Arigita que, como no saben (o sí) que les pasa, doctor, salen dispuestos a administrarse, mutuamente, unas terapias peligrosas para las que desplieguen todas sus capacidades de seducción que son (créanlo) tantas como variadas.

Como Walt Whitman, Leví y Arigita contienen multitudes y las sacan a desfilar: de la señora Bates a la suegra insoportable (si es que no son lo mismo); de la historia de la psicología, del Invisible Harvey allons enfants de la patrie … Arigita y Leví se doblan , desdoblan y redoblan en un baile de identidades, un sarao de disfrute y un placer certero.

Y es que «Terapia» no se para en la labor de encantar al espectador a golpe de ingenio, paradoja y palabra, palabra, palabra, dando la vuelta a lo cierto, levantando las faldas a lo correcto, bajando los pantalones a lo grave y contagiando a los espectadores de la irreprimible seducción que borda y desborda el escenario.

En fin, es una obra que permite salir de la sala rotundo, feliz , encantado con ganas de repetir una y otra vez. Las que haga falta.

Luis de Luis
Crítico teatral

Teatro La Encina. Domingos a las 20:30

Ficha técnica

Dirección: Charlie Levi Leroy 
Textos: Martín Giner 
Intérpretes: Raquel Arigita y Charlie Levi Leroy 
Gestión y producción:The Acting Company 
Escenografía: Sara Ayala 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario