Una extraordinaria Laia Alemany –seductora, taimada, resiliente– llena de vida y verdad, el papel de Sara, una mujer ciega que es asaltada en su casa por una pareja de ladrones –encarnados con eficacia y eficiencia por Armando del Río y
Álex Barahona
– que llegan a la casa (o, lo que es lo mismo, a la madriguera o guarida- con la intención de desayunar con unos diamantes debidos, unos diamantes perdidos, unos diamantes prohibidos.

Tirso Calero, bajo la invocación expresa de Santa Audrey Hepburn (que en el Tiffany de los cielos de Roma estés) ha diseñado con cabeza fría y precisión constante un Cuco de Rubik en el que –desde todos los ángulos, todas las perspectivas- todas las piezas van encajando en su momento exacto con su giro adecuado para construir un thriller tan policiaco como psicológico, tan intelectual como visceral, tan cruel como humano, tan profesional como visceral.

Y es que «Tarántula», como todo buen policiaco (éste lo es, y mucho) no deja de contar una historia que podría haber sucedido a doce pasos de Baker Street: una historia tan cercana, presente y eterna como todas las historias de supervivencia y de rabia, de vanidad y de seducción, de codicia  y de mentira.

Una historia, en definitiva, de un grito en la niebla a solas en la oscuridad. Una historia, al fin y al cabo, sobre la condición humana; por eso seduce, y convence.

Luis de Luis, crítico de teatro.

Teatro Reina Victoria. Carrera de San Jerónimo, 24. Madrid.
Desde el 7 de julio hasta el 1 de agosto de 2021, de miércoles a domingo, a las 20:30 horas.

Ficha artística

Reparto
Laia Alemany
Armando del Río
Álex Barahona

Autor y director: Tirso Calero
Escenografía: Lorena Rubio
Diseño de luces: Juanjo Llorens
Diseño de sonido: Daniel Peña (Mubox Studio)
Música original: Mariano Marín

Una producción de Cromagnon Producciones

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario