Esta es la historia de Lolita y de Trini. Es la historia de todas las Lolitas y de todas las Trinis. Es la historia de todas las Lolitas y de todas las Trinis que hay, ha habido y nunca dejará de haber. Es una historia que comienza el día en que miraron a las ojos a sus madres y les dijeron que querían ser artistas. Es una historia que no acabará nunca. No puede hacerlo.

Y esta historia de Lolitas y de Trinis –escrita con el corazón por Lara Pons y Adriá Freijo  y dirigida con primor por el segundo– es una historia de pildoritas –ligeritas y honradas, trabajadoras y limpias– que ponen vendas como cuplés, que inyectan dosis como tangos, que esperan mientras fuman (o al revés), bailando como Gingers a la pálida luz de la luna con una escoba que es puro Astaire.

Y esta historia no se pondría contar con tanta luminosidad como ternura, con tanto encanto como melancolía como se hace, si no fuera por Raquel Salamanca y Raquel Pardos–¡Ay Raqueles, Ay Raqueles!– que equivalen a, como poco, quince brigadas que se cubren de gloria– la una a la vera de la otra, la otra siempre a la verita de la una–  llenando –tan tal para cual, tan Pili y tan Mili– radiantes y convencidas, brillantes y convincentes, todos los frentes y trincheras, todos los fuertes y fronteras, que van surgiendo en el escenario, mientras transcurren sus vidas cruzando sus desiertos de arena, disfrutando de sus alegrías y consolándose de sus penas, penitas, penas.   

Luis de Luis, crítico teatral

Teatro Nueve Norte,
Calle del Norte, 9. Madrid.
Martes a las 20 horas

Ficha artística
Lolita es Raquel Salamanca
Trini es Raquel Pardos

Dirección: Adriá Freijó
Texto: Lara Pons y Adriá Freijo
Ayudantía de dirección: Lara Pons
Arreglos musicales e instrumentación: Pablo Sólans
Vestuario: Gema Pardos
Cartelería: Verde Pistacha
Diseño gráfico: Leila Baida
Idea original: Raquel Pardos
Producción: La Vehemencia Producciones

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario