Ángeles Calderón vuelve la vista y la palabras atrás y da comienzo la función. Una función en la que se sucederán los momentos que definen, las palabras que gobiernan, las miradas que desdicen y las emociones que desbordan en esa relación tan crucial, tan definitoria y tan, si me apuran, necesaria, que es esa que venimos conociendo, que venimos aceptando, que venimos definiendo como la del primer amor.

Es esa relación tan líquida e inaprehensible, que escapa a etiqueta o definición en suma, que  Noelia Nogueira ha querido capturar  en “Océano” y lo ha hecho manejando con cautela, precisión y sobriedad un material altamente inflamable: fácilmente propenso dado a marcharse de las manos cayendo en el exceso o el tópico; es decir, en la inverosimilitud.

Nada de eso ocurre en “Océano”. Todo en esta función suena válido, suena cierto, suena, en definitiva, sincero y mucha “culpa” recae en la propia Nogueira que ha cuidado su texto haciéndose cargo de la dirección del mismo y ha confeccionado un tango para dos, un vals a medias y seleccionado a dos espléndidos bailarines: Ángeles Calderón y Fran Abellán  quienes se dedican a , literalmente, vivir el texto explotando su naturalidad y química.

Así, a través de su mano a mano los espectadores recorren peripecias y perplejidades, entusiasmos y desencantos, miradas y vueltas de caras, ingenuidades y decepciones, ojos que se cierran y que se abren; a veces a la vez, a veces a destiempo  durante esa etapa de aprendizaje y revelación, de deslumbramiento y de anonadamiento que es, que nunca dejará de ser, eso tan necesario que venimos conociendo, que venimos aceptando, que venimos definiendo como el primer amor.

Luis de Luis, crítico teatral.

Teatro La Encina, domingos a las 19 horas

Ficha artística

Reparto:  Ángeles Calderón y Fran Abellán 

Autora y directora: Noelia Nogueira 

Diseño de iluminación :Álvaro Manzano 

Ayudante de Dirección :Rita Liarte. 

Diseño Gráfico: Yoli Sánchez 

Producción: sinSombreroteatro 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario