¿Qué queda cuando se han apagado los focos? ¿Qué queda cuando llega la soledad entre bambalinas? ¿Qué queda cuando hace ya tiempo del último aplauso? ¿Qué queda cuando el teléfono ya no va a volver hacia atrás?

Es el momento de la mirada hacia atrás, es la hora del recuento, la de sumar el debe y el haber y esperar que, al menos, cuadren las cuentas. 

Jacinto Bobo dirige, encauza y enfoca toda la visceralidad e intensidad de Emilio Gómez, que encarna, en este apasionado monólogo que es «Las uñas rojas» (escrito por Gómez junto a Guillermo Perujo) en el que un actor comparece ante el jurado (el público de la sala) y ante el inflexible juez e inmisericorde fiscal que es el mismo.

Así, Gómez se embarca en una catarsis emocional en la que recuperará recuerdos y vivencias, amarguras y alegrías, anécdotas y momentos (en definitiva, todo eso que forma eso que llamamos vida) hasta recalar y ahondar en sus recuerdos juveniles e infantiles, los que están arraigados en su yo más profundo, para llevar a cabo un examen de conciencia –descarnado y honesto–  abarrotado con toda la impudicia y verdad que despide la sinceridad de quien se pregunta con los brazos abiertos y caídos, si su vida ha valido la pena.

Y, a tenor de lo ofrecido, lo ha hecho, créanme, y, sobre todo, créanle. 

Luis de Luis, crítico teatral

Equipo artístico y técnico

Reparto: Emilio Gómez

Dramaturgia: Emilio Gómez  y Guillermo Perujo

Dirección: Jacinto Bobo
Ayudante dirección: Inma Cuevas
Espacio escénico e iluminación: Javier Ruiz de Alegría
Vestuario: Almudena Bautista
Espacio sonoro: Eduardo Ruiz “Chini”
Diseño gráfico, fotografía y video: David Ruiz
Técnico Xabi Arana

Distribución y prensa: Marea Global
Producción ejecutiva: Jesús Sala
Produce: Kendosan Producciones

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario