*Luis de Luis

Entre la performance y el stand up, entre el monologo y la confesión, entre el desahogo y la catarsis, Coral Ros afronta, valiente y saludablemente inconsciente, el reto de traerse a Medea, el gran mito clásico, hasta a Lavapiés, aquí al lado.

Ros afronta el micrófono y deja que el grito de Medea fluya a su través; el grito desafiante y a contracorriente, el grito insultante y agresivo, el grito descarnado y sanador.

Ros se enfrenta con sinceridad conmovedora y desarmada a la pérdida de la madre, con el aullido –único, desolador, eterno– de la orfandad y, a la vez, al vacío, a la desorientación de ser una buena madre, de no corresponder a los roles sociales.

Medea/Ros acepta ser culpable de no vestirse con papel de plata, de no maquillarse con purpurina, de  envolverse en hojalata.

“Rompo y construyo” reza, una y otra vez, Medea/Ros durante esta función que es tanto expiación de la ausencia de la madre como exorcismo de la presencia de los hijos. 

Medea/Ros crece, gigantesca y humilde, ante los ojos del público que contemplan, ensimismado, su catarsis pública y desnuda, en la que no se oculta y se ofrece, en la que no se escapa y no rehúye, en la que no se esconde y no se miente, en la que no se agacha y no se arrastra, en la que se mira y se discute, en la que se ofrece y se entrega en toda una ceremonia de sanación.  

Ficha artística:
Autoría, dirección e interpretación: Coral Ros
Supervisión textos y colaboración en la puesta en escena: Laura Garmo
Diseño de luces: Pilar Valdelvira
Diseño sonido musical: Basurto Grey
Diseño de paisaje sonoro: Benigno Moreno
Cartelería y programas de mano: Ramón Carnero
Producción: Coral Ros

Lugar: El Umbral de Primavera. Calle Primavera, 11 – Madrid (Metro: Lavapiés)
Fecha: hasta el 27 de marzo 2020

* Luis de Luis es crítico teatral

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario