Miles de taxistas de Madrid han protagonizado este martes 30 de junio de 2020 concentraciones de vehículos para exigir al Ayuntamiento la regulación de sus servicios, al igual que se está haciendo en otras ciudades españolas, ante el descenso de su actividad asociada a la crisis sanitaria, social y económica actual.

Durante la concentración, que inició en la Plaza de Colón y en la que participaron más de nueve mil taxistas madrileños vinculados a las distintas asociaciones del taxi, entre ellas la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM) y Élite Taxi, el presidente de FPTM, Julio Sanz, invitó al alcalde de la capital a «reflexionar» y a ajustar la «oferta y la demanda con buen criterio» durante esta fase de desescalada conforme a otros sectores, informa Servimedia.

Sanz recordó que el Ayuntamiento «tiene potestad para poder hacerlo» y le pidió tanto mayor compromiso como que escuche la petición de la inmensa mayoría del colectivo: «Si nos está diciendo que nos saltemos la ordenanza que prevé un servicio mínimo de siete horas, también podría ofrecernos algo que dispone la ordenanza y es regular las jornadas de trabajo o los periodos estivales».

Así, tal y como indicó el presidente de la FPTM, solicitan con «urgencia» llevar a cabo esta medida que tendría carácter «provisional y totalmente coyuntural» porque el sector del taxi «no es ajeno a la situación que se está atravesando». Asimismo, concretó que sería efectiva los meses de julio y septiembre, ya que el mes de agosto está regulado.

Desde el sector no se entiende que «mientras las recomendaciones sanitarias siguen haciendo hincapié en respetar distancias de seguridad, los aforos limitados y evitar las aglomeraciones, nosotros nos encontremos con un desprecio del Ayuntamiento de Madrid poniendo toda la flota en la calle sin ninguna discriminación».

En este sentido, Sanz explicó que ello no puede mantenerse por un criterio sanitario, al concentrar un gran volumen de vehículos en funcionamiento en zonas concurridas como el aeropuerto y sin garantías higiénicas y de seguridad, y por un criterio medioambiental por la flota en activo y sin espacio para parar.

«No tiene sentido tirar a los coches a la calle, no hay espacio material para que los vehículos estén aparcados. Recordemos que los situados y habilitados para el taxi no llegan ni al treinta por ciento de los coches en servicio», puntualizó el presidente de la FPTM, quien agregó que «los coches están aglomerados y están teniendo sanciones por parte de los agentes de tráfico».

Por todo ello, los taxistas madrileños se sienten «abandonados» por el Consistorio. «El Ayuntamiento de Madrid ha dado la espalda no sólo durante la pandemia al sector, sino también ahora que se les solicita una regulación tan evidente y se les niega», criticó Sanz. No obstante, especificó que no habrá huelga o paro de la actividad.

Consejería de Transportes

A su vez, aunque agradecen el trabajo de la Comunidad de Madrid con el informe que se hizo para justificar el descenso de la actividad y el decreto que regulaba la desescalada en Madrid, donde se especificaba, entre otros puntos, reordenar los servicios del taxi, se reprocha que se dé «contratos jugosos a otras plataformas».

«Está muy bien que la Consejería nos agradezca con una pegatina que ‘el taxi es muy bueno’ por haber hecho doscientos mil traslados gratuitos a sanitarios, pero al taxi también hay que premiarle económicamente», concluyó Sanz.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario