Juan Sánchez, director del Infoca (acrónimo de Plan de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía, ha definido el incendio que afecta a la Sierra Bermeja de Málaga como «El más complejo que hemos conocido en España en los últimos años».

Los profanos no salimos de nuestro asombro ante todo lo escuchado relativo a este incendio catastrófico, conocido como Sierra Bermeja al que, también, se le atribuye «vida propia».

Además, hemos sabido que es un incendio de «sexta generación, de categoría E», que resulta ser el máximo nivel en la clasificación del Infoca, por lo que va a ser estudiado en los manuales de los servicios de extinción, incluso en los meteorológicos ya que, según el director del dispositivo que trata de apagar el fuego, les ha obligado a tener «un plan B y hasta un plan C», ante los cambios meteorológicos.

El viento ha tenido mucho que ver, negativamente; el terral en un principio que llevó el fuego desde su origen en Genaguacil, con dos focos diferentes, hasta Estepona y, luego el viento de levante que, en origen, era una simple brisa para soplar luego con mucha intensidad porque, además, y según los servicios de extinción, les tenía «desconcertados» por su componente variable que añadió más dificultad si cabe.

Literalmente, añaden, se dio la vuelta: «la cabeza se convirtió en cola y después volvió a ser la cabeza del incendio». Por eso no dejan de repetir que, además de tener: «vida propia de potencia inusitada», es un incendio que, a falta de viento, es capaz de propagarse porque tiene «su propia dinámica».

Es decir, que es dañino por naturaleza y esto, nos deja atónitos.

Es muy triste aprender de esta manera, por el daño causado; saber que los embolsamientos de humo provocan una lluvia de material incandescente sobre la zona afectada, lo que, además de poner en peligro a la población, le permitiría extenderse.

Este domingo 12 de septiembre, este fuego dio muestras de su carácter extraordinario, cuando una pavesa saltó los cortafuegos.

Cabra afectada por el incendio en Sierra Bermeja

El fuego sigue vivo y llegan imágenes muy duras y tristes de animales afectados, como la fotografía publicada en redes sociales, de una cabra montesa con quemaduras terribles en el lomo, que tumbada, mira al infinito sin entender nada. El Colegio de Veterinarios de Málaga ha ofrecido su ayuda ante el desastre de la fauna.

Ronda hospitalaria

La dirección operativa del Infoca señala que más de 2670 vecinos han sido desalojados por el incendio, procedentes de Genaguacil, Jubrique, Faraján, Pujera, Alpandeire y Júzcar, de los cuales más de mil seiscientos han sido acogidos en Ronda y muestran su agradecimiento a la alcaldesa María de la Paz Fernández.

El fuego que, desde el pasado miércoles, ha calcinado más de 7400 hectáreas con 85 km de perímetro, sigue vivo y, aunque se trabaja con las máximas medidas de seguridad, no se descarta una posible evolución desfavorable.

Ya hay voluntarios que se han ofrecido a colaborar con las administraciones públicas. Las autoridades esperan el permiso de acceso a la zona en materia de asesoramiento.

Ochenta vecinos de la urbanización Montemayor en Benahavis, han tenido permiso, de algunos minutos, para regresar a sus casas y, sobre todo, recuperar a sus mascotas que habían quedado en el interior. El encuentro ha sido muy emotivo.

Deja un comentario