Una imagen tomada por la fotógrafa de origen ruso Nina Leen, publicada por la revista Life, está en el origen de un movimiento artístico que cambió el concepto de arte contemporáneo. En 1950, dieciocho artistas de lo que años más tarde se bautizó como Escuela de Nueva York protagonizaron una protesta contra la exposición «American Painting Today: 1950» que el Metropolitan Museum of Art estaba organizando para ese año.

Muchos artistas contemporáneos no se consideraban representados en esta muestra que pretendía congregar lo mejor del arte contemporáneo americano y decidieron organizar una protesta colectiva.

Entre aquellos artistas estaban nada menos que los pintores Jackson Pollock, Christopher Rothko, Barnett Newmann o Willem de Kooning. Setenta años después, la Fundación March ha querido rememorar aquel episodio con una exposición en su sede de Madrid que recoge obras de los dieciocho artistas que protagonizaron aquella protesta, que se inició en el entorno de la academia Studio 35, en el Village de Nueva York, un espacio que en 1948 habían puesto en marcha los pintores Motherwell, Baziotes y Rothko junto al escultor David Hare.

Descontentos con el jurado que el Metropolitan Museum había designado para elegir a los representantes de la pintura norteamericana contemporánea, en su opinión de tendencia conservadora y poco relacionados con el arte de las vanguardias que se hacía en 1950, escribieron una carta al presidente del museo, Roland L. Redmond, que firmaron veintitrés artistas.

El New York Times publicó aquella carta en su portada del 22 de mayo de 1950 bajo el titular ‘18 pintores boicotean al Metropolitan: acusan al Museo de mantener una actitud hostil hacia el arte avanzado’. El Herald Tribune trató de desautorizar la protesta de aquellos artistas en un duro editorial que publicó al día siguiente en el que calificaba a los firmantes como «los 18 irascibles».

A pesar de todo, el Metropolitan celebró aquella exposición a finales de 1950. La revista Life propuso entonces a los signatarios de la carta que inició la polémica que posasen para una fotografía que ya es histórica. Acudieron quince de ellos y la imagen se convirtió en un símbolo icónico no sólo de la protesta sino del ideario de lo que estos artistas pensaban sobre el futuro del arte americano.

La foto es ya el retrato canónico de la generación de artistas conocida como Escuela de Nueva York. Life publicó la fotografía el 15 de enero de 1951 ilustrando un artículo que titulaba «Una facción irascible de artistas avanzados ha liderado la lucha contra una exposición».

Irascibles: Islas amarillas Jackson Pollock

La exposición

Una reproducción en gran formato de la fotografía de Nina Leen preside la primera sala de esta exposición, en la que se recogen cartas, libros, revistas y documentos relacionados con la polémica y con el grupo.

La segunda sala de la exposición, a modo de instalación con cuadros de los artistas irascibles, es un espacio recubierto de abedul y con estructuras de madera de pino que se desmarca de los diseños habituales en este tipo de exposiciones para acercarse al espíritu antimuseístico de aquella generación y también al ambiente de sus estudios, situados en viejos apartamentos o naves industriales de Long Island, Provincetown o Massachussets.

Como curiosidad, señalar que entre los cuadros que se exponen figuran tres préstamos del Metropolitan Museum, origen de la controversia que dio lugar a la aparición de los irascibles. Una vez más la revolución asimilada por el stablishment.

Además de los artistas citados, hay aquí obras de James Brooks, Willem de Kooning, Adolph Gottlieb (instigador de la protesta), Robert Motherwell… de todos aquellos que iniciaron el movimiento y que figuran en la famosa fotografía.

Irascibles NY Hedda Sterne

También de Hedda Sterne, la única mujer del grupo, una pintora de origen rumano, que se quejó toda su vida de que nadie había hecho caso a su obra durante toda su carrera hasta que apareció su figura entre los artistas de la fotografía del grupo de los irascibles.

Estos artistas irascibles eran muy conscientes de que defendían lo nuevo y de que sus reivindicaciones tendrían un efecto en la manera de entender el arte de su tiempo y el del futuro, como así ocurrió.

  • TÍTULO. Los irascibles. Pintores contra el museo (Nueva York, 1950)
  • LUGAR. Fundación Juan March. Madrid
  • FECHAS. Hasta el 7 de junio

Deja un comentario