Secuestran y torturan a un comerciante saharaui en Guerguerat

Control marroquí en Guerguerat
Control marroquí en Guerguerat

El comerciante saharaui Khatat Bendir Babit ha sido agredido por un grupo paramilitar este 12 de marzo de 2020 y entregado a la gendarmería marroquí en el paso fronterizo de Guerguerat, han explicado testigos presenciales a Équipe Média

Los testigos aseguran que el secuestro lo llevó a cabo un grupo paramilitar, a quien se relaciona con la DGST (Direction Générale de la Surveillance Territoriale) de Marruecos.

Khatar Bendir Babit, de cincuenta años, sufrió una hemorragia antes de ser transportado al día siguiente al hospital de Dajla ocupada, donde le practicaron una intervención quirúrgica en la rodilla y escayolaron ambos pies por fracturas, además de coser muchas heridas en diferentes partes del cuerpo. 

Un transportista de mercancías contó que, alrededor de veinte personas armadas con pistolas y machetes, entraron a Guerguerat en cuatro coches todoterreno a las 18:00 horas del jueves 12 y atacaron a Babit y a su ayudante mauritano.

El testigo añade que los motivos de represalia contra Babit son muchos, el último, bloquear el paso fronterizo como protesta por prohibirle trasladar su mercancía a los territorios ocupados, y por enfrentarse a los matones que funcionan bajo la coordinación de las autoridades de ocupación. 

Équipe Média ha recibido un audio del mauritano que trabaja como guardia del parking de Babit desde hace dos años, y dice que les han atacado elementos de una mafia armada: «a mí me pegaron un corte en el brazo con un machete y unos amigos saharauis me llevaron al hospital de Nuadibú, donde presenté una denuncia en la gendarmería mauritana». 

Por su parte, el hermano del secuestrado asegura que lo llevaron en la mañana del viernes en un convoy de coches de gendarmería y policía marroquí a Dajla, y añade, que la policía alega que ellos no tuvieron nada que ver, que fue una mafia quien lo secuestró. 

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario