El Sindicato Independiente de Comunicación y Difusión «Ahora sí» de Radio Televisión Española (RTVE) ha hecho público el rechazo que produce en la plantilla del ente público el nuevo programa diario de Jesús Cintora «Las cosas claras» que se emitirá de lunes a viernes por La 1 en la franja horaria de 13:00 a 15:00 horas, contratado a la «LACOproductora» de José Miguel Contreras.

El sindicato informa de que al presentador y conductor del programa le acompañan, además de una serie de tertulianos, un «enorme número de redactores» que conforman el equipo de la productora.

Y sostiene que, aunque la Dirección quiera disfrazar el perfil del programa como de «contenido de actualidad», retorciendo la interpretación de la Ley, «el hecho es que tiene un formato informativo claro» que «hasta sus promociones lo han delatado».

Agregan que en una reunión mantenida por el Comité Intercentros con la Dirección de RTVE, se informó de que la productora había contratado a unos veinticinco informadores, «cuando este lunes 16 de noviembre de 2020 había más de 50» para los que se les ha facilitado un espacio exclusivo en la Casa de la Radio en Prado del Rey, lo que definen como una «redacción paralela»; y se preguntan si entre los más de mil quinientos informadores que pertenecen a la plantilla de RTVE no hay veinticinco o cincuenta que puedan hacer esa labor.

Aportan como dato «sospechoso» de esta operación que «LACOproductora» pertenezca a José Miguel Contreras, socio fundador de Globomedia, creador de La Sexta y hombre vinculado a Atresmedia, porque «siempre son los mismos o del mismo entorno los que aterrizan en RTVE».

El sindicato rechaza también «la excusa pobre de los lamentables índices de audiencia» que desde hace dos años va en picado en cada programa que ponen en marcha y la necesidad de que el TD1 comience con un índice alto de audiencia arrastrado por «Las cosas claras», porque «lo que está claro es que se pone en marcha una maquinaria informativa que aparta a los profesionales de los Servicios Informativos de RTVE» y que este programa «se puede hacer íntegramente con los profesionales de la Casa».

Concluyen que el Mandato Marco y la Ley de RTVE impiden que los espacios informativos sean externalizados, y
obliga a que sean de producción propia interna en su totalidad, como garantía de información de servicio público, y para el sindicato no es un programa de actualidad, sino un programa informativo, que motiva una denuncia contra la Dirección del Ente ante los tribunales, respaldada por la mayoría del Comité Intercentros, en cuanto se conozca el coste del programa, el número concreto de trabajadores de la productora que desembarcan en RTVE y si solo
son informadores.

Tampoco se conoce el número de tertulianos y sus contratos o a qué obliga el contrato con la productora en caso de no tener éxito de audiencia.

El sindicato informa asimismo de que entre las primeras consecuencias de la implantación de este programa está la dimisión de la directora de Magazines, Isabel Cacho, quien ha presentado su dimisión por estar en desacuerdo
con la puesta en marcha de «Las cosas claras».

RTVE externaliza también la verificación de la información

«Ahora Sí» informa también de que RTVE ha contratado los servicios de la empresa «Maldita Hemeroteca», dedicada a la verificación de noticias, cuando el Ente ya tiene un área con personal propio que se dedica a ese cometido.

Y concluye que estas iniciativas se producen se mantiene al frente del Ente una Administradora Única «provisional y sin control alguno y a una dirección que le va a la zaga y que no hace más que acumular fracasos» como muestran «los estrenos fallidos de la presente temporada y los peores índices de audiencia de la historia de TVE».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario