La Comunidad de Madrid ha retirado del mercado durante el pasado mes de septiembre más de 90.000 mascarillas que no cumplían con la normativa vigente para estos productos, en el marco de una campaña de control de mascarillas que se está desarrollando desde el comienzo de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

Esta campaña, que desarrollan los técnicos de la Dirección General de Comercio y Consumo, tiene como objetivo retirar del mercado todas aquellas mascarillas (higiénicas o equipos de protección individual) que presenten incumplimientos en materia de etiquetado, se puedan considerar falsificaciones o bien que no hayan superado los ensayos oficiales por los órganos acreditados para ello.

Se trata, dice la Comunidad de Madrid, de salvaguardar la salud y seguridad de los consumidores retirando del mercado todas aquellas mascarillas que, por sus defectos, no se puedan considerar aptas según la normativa vigente.

Las más de noventa mil mascarillas retiradas solo el pasado mes por la Inspección de Consumo procedían mayoritariamente del mercado asiático e italiano.

Las actuaciones inspectoras se han centrado en el control de los principales distribuidores nacionales radicados en el Polígono Industrial Cobo Calleja, y también en comercios minoristas de municipios de la zona este de la región, como Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz o Coslada.

Además del control de los locales comerciales, la campaña –que se mantendrá durante los próximos meses- se desarrolla a través de la revisión de más de cien webs de venta de mascarillas en farmacias y establecimientos de toda la región.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario