El secretario general de CC.OO. Sanidad Madrid, Mariano Martín-Maestro, ha alertado del riesgo en el que se encuentran muchas personas en residencias de mayores, privadas y concertadas, porque carecen del personal de enfermería que exige la ley, y están ejerciendo como tales trabajadores y trabajadoras, pero no tienen la formación adecuada para atender los cuidados sanitarios que requieren los residentes.

CC.OO. ha solicitado al Gobierno regional que preside Isabel Díaz Ayuso que refuerce las inspecciones en las residencias y potencie los mecanismos de evaluación, con el fin de evitar situaciones tan dramáticas como las vividas en el último año con la pandemia.

El pasado 29 de abril 2021, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC.OO. Madrid remitió un primer escrito informando a la Dirección General del Mayor y a la patronal del sector, de la situación actual de las residencias y centros de día privados y concertados de la Comunidad de Madrid, en relación a la falta de personal de enfermería, resultando muy preocupante, porque este problema se ha incrementado y cronificado durante la pandemia.

Según los datos recopilados por el citado sindicato, este problema afecta a la mayor parte de las residencias y centros de día de la Comunidad de Madrid. Teniendo en cuenta los distintos modelos de gestión, nos encontramos con residencias públicas con gestión privada en las que, de forma sistemática, no se cumplen las ratios establecidos en los pliegos de condiciones, suponiendo una importante minoración de enfermeras en turnos como la tarde, donde la reducción es de tres a uno el número de estos profesionales.

Pero sin duda, el denominador común de todos los centros es que un porcentaje muy elevado de residencias de entre 50 y 120 residentes, no suplen las ausencias por vacaciones, permisos y excedencias de esta categoría profesional. En las residencias que tienen 180 o más usuarios, la media es de un enfermero/a para el turno de noche, recurriendo en el turno de mañana y tarde a contratos de jornada parcial o con una merma de un profesional por turno, perdiéndose hasta dos de ellos por turno de trabajo.

Además, sobre todo en residencias de entre 180 y 220 plazas, se sustituyen las ausencias con trabajadoras con titulación no homologada o en vías de homologación, alumnos en prácticas y, sobre todo, se recurre a auxiliares de enfermería y gerocultoras, quienes no tienen la capacitación profesional ni legal para el ejercicio de estas funciones.

Extrema gravedad

CC.OO. señala que la situación es de ‘extrema gravedad’, dado que puede poner en riesgo la integridad de los residentes, algo inaceptable tras los duros meses vividos en estos centros. Además, se está produciendo una sobrecarga de trabajo para los pocos enfermeros que quedan en los centros, así como para el resto de las categorías que asumen funciones que no les corresponden y que podrían incurrir en causas penales contra dichos profesionales, circunstancias que incrementan los riesgos. De todo ello también ha remitido información a la patronal del sector y directores de residencias.

A juicio de Comisiones Obreras, los problemas con los que se encuentra el sector para contratar personal de enfermería se deben a los bajos salarios y a la elevada sobrecarga de trabajo, situación que mejoraría si se desbloqueara la negociación del Convenio Colectivo estatal para el sector, que actualmente está paralizado.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario