Bajo el lema, Periodismo Confinado, la asociación Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha conmemorado el día mundial de la Libertad de Prensa recordando a los más de trescientos periodistas encarcelados en todo el mundo.

Periodistas que siguen presos, ninguneados, vejados y, sobre todo, aquellos que han muerto por ser defensores de la libertad de prensa en lugares del mundo. Actualmente, la organización RSF tiene constancia que, al menos, diez periodistas han sido asesinados; 229 están en la cárcel y 116 internautas se encuentran encarcelados.

«Este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, pedimos de nuevo la libertad de todos los informadores profesionales o ciudadanos, blogueros y colaboradores de medios que están entre rejas por ejercer el periodismo, por contribuir al flujo libre de la información», han indicado. 

Desde Raif Badawi, compañero periodistas que está preso en Arabia Saudí por insultar al islam, a Narges Mohammadi, activista iraní, defensora de los derechos humanos. Abdul Khaleq Amran, Akram Al Walidi, Hareth Hamed, Tawfiq Al Mansouri, condenados en Yemen por la insurgencia de los hutíes, son personas que podrían ser ejecutadas en cualquier momento por ejercer su trabajo. De igual forma, África, a través de la ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) ha denunciado la terrible situación que atraviesan los compañeros periodistas.

Los diversos ataques a los medios de comunicación en varios países de mundo están utilizando la pandemia de coronavirus como coartada. En España, se ha acrecentado hasta ser el país con mayor desinformación y bulos de Europa a raíz de esta situación. A pesar de los riesgos y desafíos adicionales derivados de la pandemia, los comunicadores y los trabajadores de los medios de todo el mundo continúan con su trabajo esencial, a veces en circunstancias difíciles, y luchan por mantener la libertad de prensa y siguen denunciando los ataques constantes que sufren los colegas que frenan la libertad de expresión.

La asociación RSF ha lanzado la iniciativa Periodismo confinado, que dará voz a aquellos que están presos e invita a la gente a apadrinar a un profesional de la información que esté actualmente encarcelado por este motivo.

Alfonso Armada, presidente de la organización, explica que se debe grabar un vídeo recitando un pequeño texto específico de cada periodista; posteriormente se publicará en las redes sociales acompañado de la etiqueta (hashtag) #periodismoconfinado citando también RSF.

«Estos periodistas están en instituciones penitenciarias muy precarias y el coronavirus hace que su vida esté más en peligro porque pueden contagiarse al no tener ningún tipo de higiene. Es una especie de condena suplementaria. No hay que olvidar lo importante que es la libertad de prensa en tiempos de coronavirus», expresa Armada.

El texto para el vídeo podría ser este: Este 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, quiero ser la voz de los periodistas ciudadanos (citar el nombre de la persona a la que se quiera apoyar). Su voz no puede escucharse porque han sido represaliados por informar sobre la pandemia de COVID-19.
Hoy me uno a Reporteros Sin Fronteras para pedir su libertad. La suya y la de más de 300 periodistas, blogueros y colaboradores de medios encarcelados en todo el mundo, ahora con la amenaza añadida de contagiarse de coronavirus.

Periodista. Doctora en Ciencias de la Información. PhD. Máster en Dirección Comercial y Marketing. Fotógrafo. Presidenta de D.O.C.E.( Discapacitados Otros Ciegos de España); Secretaria General del Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD); Miembro del Consejo Asesor de la Fundación López-Ibor; Miembro del Comité de Eulen Sociosanitarios; Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland); exdirectora del diario Qué Dicen. Divulgadora científica, comprometida con la discapacidad y la accesibilidad universal.

Deja un comentario