La UGT ha hecho pública la reclamación de «cambios profundos» en la gestión de las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid, con mejoras en las condiciones laborales de las y los trabajadores, que supongan más dotación de personal y material, y de este modo mejorar las condiciones de vida de los mayores internados en las residencia.

La falta o escasez de recursos humanos y materiales, con ratios de atención abusivos y salarios bajos han sido, denunciados por UGT de forma sistemática desde hace años. No se trata por tanto de una situación sobrevenida como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, que ha provocado que se extreme y se desborde el trabajo por la virulencia de este virus y su rápida propagación, pero también «ha puesto en evidencia la dramática situación que ya vivían las trabajadoras y nuestros mayores».

La UGT sostiene que las trabajadoras han estado atendiendo a los ancianos sin equipos de protección, sin batas, ni mascarillas ni guantes, sin poder medicalizar y atender a los mayores enfermos en los centros por órdenes expresas del Gobierno Regional. Muchas de estas trabajadoras, han expuesto día a día su salud mental y física y su vida por los contagios y por el drama de las situaciones vividas.

Para UGT, esta situación «se debe a que los sucesivos gobiernos del PP de la Comunidad de Madrid, desde 2006, han ido desmantelando los centros públicos que ya existían y privatizando los centros de atención residencial que se han ido abriendo desde que entrara en vigor la Ley de Dependencia».

De las 475 residencias de La Comunidad de Madrid las que son gestionadas por concierto bajo gestión privada son mayoría, 353 privadas (83 por ciento) y solo 72 públicas (16,9 por ciento).

Añade el sindicato que las Residencias de Mayores «se han ido abriendo no con vocación de servicio, sino como negocio lucrativo, están gestionadas muchas de ellas por empresas sin experiencia alguna en esta materia y que administran residencias solo para ganar dinero, cuando este es un sector cuya única rentabilidad debería ser la social».

Ana Sánchez de la Coba, secretaria de iIgualdad de UGT Madrid, señala que «con la pandemia del coronavirus, hemos asistido al drama de las personas mayores que enferman y mueren sin poder ser atendidos en condiciones y de sus familiares que no han podido verlos por la cuarentena y el confinamiento; pero también hemos visto la impotencia y el agotamiento físico y psicológico de las trabajadoras que han vivido sin duda los peores días de sus vidas».

Añade que «todo esto es bien sabido por los responsables de nuestra comunidad que en la actualidad se recriminan unos a otros la responsabilidad de no haber derivado a los hospitales a nuestros mayores y de dejarlos contagiarse por falta de protocolos y servicios, algo que se les negó».

Por todo ello, desde UGT se reclaman los cambios descritos en la gestión de las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid, sin que se renuncie a la depuración de las responsabilidades por las muertes y los hechos acaecidos en estos centros.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario