Unidas Podemos ha presentado en el Congreso de los Diputados un último paquete de enmiendas para mejorar el Ingreso Mínimo Vital (IMV), trabajadas desde el grupo parlamentario con la sociedad civil y los sindicatos para lograr una mejora en la prestación, que está llegando solo a una cuarta parte de los hogares previstos.

Para Unidas Podemos, uno de los principales errores fue tomar como referencia el año anterior para el cómputo de ingresos de quien solicita el IMV, ya que esto deja sin acceso a la prestación a todas las personas que sufren situaciones de pobreza sobrevenida por haber perdido sus ingresos recientemente, algo especialmente extendido como consecuencia de la pandemia.

Por ello, Unidas Podemos propone que se utilicen los ingresos del último trimestre como referencia y no los del último año en el Ingreso Mínimo Vital para cubrir situaciones de pobreza sobrevenida ya que muchas familias han tenido ingresos en el último año pero llevan varios meses sin cobrar, algo que, hasta ahora, provoca el no cumplimiento de los requisitos para la obtención del IMV.

Ya en el mes de febrero Unidas Podemos registró doce enmiendas dirigidas a incluir automáticamente en el IMV a beneficiarios de rentas de inserción autonómicas, proporcionar un trato más justo a determinados colectivos (menores de treinta años, personas con discapacidad…) e incluir nuevos colectivos vulnerables (españoles emigrados retornados, solicitantes de protección internacional o menores que viven en hogares en situación irregular), entre otros.

El grupo parlamentario de Unidas Podemos indica que «este Gobierno ha impulsado lo que es probablemente el avance en protección social más importante desde la Ley de Dependencia» y consideran indispensable mejorar este nuevo derecho de ciudadanía porque «no es aceptable que el IMV solamente esté llegando a una cuarta parte de los hogares inicialmente previstos por el Gobierno ya que se trata de una cifra claramente insuficiente».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario