En mayo de 2020, casi tres meses después del inicio de la pandemia del coronavirus, el Grupo Municipal de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Leganés (Madrid) solicitó al alcalde, Santiago Llorente (PSOE), la comparecencia del director gerente del Hospital Severo Ochoa, Domingo del Cacho, en el Consejo Sectorial de Salud de Leganés para que el consistorio pudiera conocer de primera mano el desarrollo y las consecuencias de la epidemia en el municipio, así como la gestión desarrollada por el hospital. Esa reunión del Consejo Sectorial nunca se produjo porque el alcalde nunca llegó a convocarla. 

El hecho de que esa reunión del Consejo Sectorial nunca se haya producido es la causa principal de que, según Podemos Leganés, a día de hoy no se conozca el numero real de fallecidos en el hospital durante la pandemia, aunque según el Ministerio de Sanidad, entre febrero de 2020 y enero de 2021 habían fallecido en la localidad 692 enfermos contagiados de COVID-19.

Podemos también asegura que la falta de convocatoria de ese Consejo hace que, a día de hoy, se desconozca cual fue la gestión del centro durante la epidemia y cómo fue posible que se llegara al colapso al que se llegó en el Severo Ochoa, que fue recogido por los medios de comunicación incluso a nivel internacional. 

Recuerda Podemos que, durante los meses de la pandemia, muchos ciudadanos de Leganés se volcaron en hacer aportaciones para que los trabajadores y trabajadoras del hospital dispusieran de medios personales de protección (batas, mascarillas, EPI) para su trabajo. Recuerda también en su nota el grupo municipal del partido morado que el Hospital Severo Ochoa fue el centro donde mayor número de profesionales se contagiaron por falta de esos equipos de protección.

La exigencia de Podemos se añade al hecho de que, la semana pasada, se hiciera pública la interposición de una querella contra la dirección del hospital por «homicidio imprudente, lesiones y un delito continuado contra la salud y la seguridad de los trabajadores». Según recogen varios medios de comunicación, en la querella se acusa a la dirección encabezada por Domingo del Cacho, médico de profesión, de «gestión negligente con resultado de lesiones y muerte». 

Podemos incide en la responsabilidad municipal de hacer transparente la gestión del hospital, así como de aclarar el destino de las donaciones que se hicieron por parte de los ciudadanos a la cuenta habilitada para ese fin por parte del ayuntamiento. Por ello, se exige al alcalde, además de la convocatoria del Consejo Sectorial de Salud, con la presencia del director gerente del hospital, que en el próximo pleno se informe de todo lo relacionado con la querella, así como de la situación jurídica de las querellas presentadas por el ayuntamiento en relación con la gestión de las residencias de ancianos en la localidad.

Se exige también que en ese pleno se aporte la lista de donaciones y gastos, con sus correspondientes facturas, de la cuenta que se abrió en la Fundación Juan Muñoz, de gestión municipal, para que los ciudadanos aportaran dinero en los momentos más acuciantes de la epidemia.

La falta de actividad municipal en este tema concreto se une, para muchos sectores de la ciudadanía, a una inacción generalizada en la gestión municipal por parte del actual equipo de gobierno. Incluso desde dentro del PSOE local se comenta esta inacción por parte del alcalde y su equipo, que ha llevado, por ejemplo, a que existan numerosas medidas aprobadas en los plenos municipales que nunca se han puesto en práctica. 

  1. En la fotografía de portada dos enfermeras se abrazan en la entrada del Hospital Severo Ochoa por el fallecimiento de un compañero contagiado de COVID-19.
Periodista. He desarrollado la mayor parte de mi carrera profesional en TVE, en tareas informativas y de investigación periodística, en el ámbito estatal y en centros territoriales. Acumulo experiencia en información local desde 1980 y colaboro en lo posible con el movimiento asociativo y vecinal de Leganés.

Deja un comentario