Peligro para la Salud pública en Madrid: 400 casas de apuestas  

La iniciativa #QuéNoJueguenContigo ha celebrado en Lavapiés su décimotercera jornada, señalando los riesgos para la Salud Pública que suponen las cerca de cuerenta casas de apuestas que hay únicamente en el barrio.

El Distrito Centro es una de las zonas que presentan una mayor concentración de establecimientos dedicados al juego junto con los barrios de Tetuán, Usera, Carabanchel, Vallecas o La Concepción. Las políticas de la Comunidad de Madrid han hecho que la ciudad tenga contabilizadas unas cuatrocientas casas de apuestas, cifra que se eleva a más de 700 en toda la región.

La campaña de ámbito estatal #QuéNoJueguenContigo pone el foco en los riesgos de las casas de apuestas entre los más jóvenes –en un contexto en el que uno de cada cuatro jóvenes que ha jugado, desarrolla una ludopatía–. Promovida por el exdeportista de élite y miembro del Consejo Ciudadano de Podemos Roberto Sotomayor, la iniciativa aboga por abordar y poner coto al juego a través de políticas públicas autonómicas y municipales en línea con los avances logrados por el Ministerio de Consumo de Alberto Garzón a nivel estatal.

«El juego es un problema de salud pública, España cuenta con más de medio millón de ludópatas y nuestras tasas de ludopatía juvenil son de las más altas de Europa. El juego mata y es ya la tercera causa de suicidio en España», resume Roberto Sotomayor.

Recalca que «es un problema político que las casas de apuestas se hayan multiplicado un 600% y que los casos de ludopatía se hayan triplicado en los últimos cinco años; y a los problemas políticos, soluciones políticas a través de la unidad, poder y voluntad popular».

Esta edición, organizada por el Círculo de Podemos Centro y el Núcleo de Izquierda Unida Centro, ha contado con Alejandra Jacinto, portavoz adjunta y diputada por Unidas Podemos de la Comunidad de Madrid, quien apunta: «El negocio del juego para el Partido Popular sirve de ariete en su modelo ideológico neoliberal dispuesto a arrasar con todo. En la Comunidad de Madrid es más palpable este modelo con la presencia de unas setecientas casas de apuestas, sesenta de estos establecimientos están a menos de cien metros de centros educativos. Como consecuencia, durante el último año ha aumentado un dieciséis por ciento la lista de autoprohibidos de establecimientos de juego».

«A nivel político, desde Unidas Podemos conseguimos que no se pudieran establecer nuevas casas de apuestas a una distancia menor de quinientos metros de un centro educativo, sin embargo, este reglamento no afecta a las antiguas ni se ha puesto en práctica. Ahora, con la entrada en vigor de la Ley Ómnibus, este reglamento dejará de tener efecto», manifiesta Jacinto.

La también diputada en la Asamblea de Madrid, Sol Sánchez, ha subrayado el problema para la salud pública que supone el juego y ha arremetido contra las políticas de la Comunidad de Madrid: «Una de las pocas leyes que ha sacado Ayuso adelante es la de la liberalización de los impuestos propios, movimiento que sólo quitó el gravamen a las máquinas tragaperras».

Contra la Ley Ómnibus, la diputada de Izquierda Unida ha subrayado que «el título quinto únicamente traspone la Ley General al orden autonómico y abre un capítulo dedicado al juego responsable, dejando la regulación a un código de autocontrol de las empresas de juego», que resume en: «es dejar que el zorro vele por la seguridad de las gallinas».

Juego y ocio saludable 

Entre los perfiles profesionales que han colaborado en el desarrollo de la jornada, Ángel García, técnico en conductas adictivas, ha subrayado la necesidad dotar de recursos públicos a los servicios de rehabilitación.

«Desde 2011 se han ido dinamitando los servicios de rehabilitación y las casas de apuestas se han asentado en un nicho de mercado abierto tras la liberalización del mercado. Un gran paso adelante contra la lacra del juego sería volver a la regulación y al tejido de servicios públicos previo a 2011», asevera Ángel García.

La experiencia de las políticas desarrolladas por el Ministerio de Consumo ha sido desgranada por Carmen Domínguez, exasesora y profesora en la Universidad Complutense de Madrid: «entre los factores de riesgos de ludopatía nos encontramos la proliferación de casas de apuestas, especialmente en los barrios obreros y trabajdores, y la inmediatez entre el juego instantáneo y en diferido».

«Para atajar y abordar el problema del juego es importante que exista conexión de las instituciones con el tejido de la sociedad civil y que se involucre a todo el arco parlamentario. Es una problemática que tiene que ser atajada desde todos los ámbitos», sentencia.

Por su parte, Jesús Cortés, responsable de Seguridad Ciudadana, Justicia y Juego de Podemos Aragón, ha trasladado las líneas desde las que están trabajado: prevención, medidas restrictivas y atención y ayuda a la adicción: «Las medidas restrictivas establecidas en materia de publicidad por el Ministerio de Consumo a nivel estatal se complementan con políticas a nivel autonómico, que es quien regula mayoritariamente las casas de apuestas, y desde el ámbito municipal a través de la ordenación urbana».

Por últmo, Sergio Colorado, representante del Área Joven de Podemos Rivas, ha transmitido la experiencia en materia de juventud de este municipio de Madrid: «Tenemos que ser propositivos y tomar cartas en el asunto y, sobre todo, ser protagonitsas de nuestra propia lucha. Políticas municipales que permitan crear espacios públicos a disposición de las personas, en Rivas contra 5 casas de apuestas hay 200 asociaciones, una Casa de la Juventud, una Casa Feminista y multitud de espacios alternativos que hacen que no tengas que ‘echar una partida a la ruleta’ para saber si una noche sales o no”»

Deja un comentario