Pedro Sánchez negocia una prórroga final del estado de alarma

El proceso de desescalada puede concluir en la mitad del país con el inicio del verano si no se producen recaídas

0
218

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este sábado 16 de mayo de 2020 que solicitará una quinta prórroga del estado de alarma en España que se acomodará a las fases de la desescalada, por lo que se permitirá que algunos territorios abandonen esta situación de excepcionalidad una vez alcancen la llamada nueva normalidad.

Sánchez afirmó en la comparecencia semanal que mantiene desde que se decretara el estado de alarma el 14 de marzo de 2020, por la irrupción en España de la pandemia de la COVID-19, que debería ser el último periodo que se decrete y abarcar hasta el final, que estimó entre quince y treinta días, informa Servimedia.

El presidente informó de que está en contacto con los partidos políticos para alcanzar un «gran consenso» en el Congreso, y lamentó que el Partido Popular rechace de entrada apoyar esta cuestión sin conocer los detalles de este plan «asimétrico» para la desescalada.

Sánchez considera «fundamental» mantener el estado de alarma mientras dure la desescalada porque es el «instrumento» constitucional que garantiza la restricción de movilidad necesaria para seguir conteniendo la pandemia.

El presidente admitió contactos con las formaciones políticas, especialmente, las que le apoyaron para su investidura (como ERC y PNV) para respaldar la que espera que sea la última autorización del Congreso para prorrogar el estado de alarma, y ante la condición expresa de ERC para reanudar la mesa de diálogo sobre Cataluña, apostó por no mezclar cuestiones.

Asimetría

Entre las nuevas características del estado de alarma que pedirá el Ejecutivo está reconocer al ministro de Sanidad, Salvador Illa, como la única autoridad delegada competente, desligando ya de estas responsabilidades a los titulares de Transporte, Interior y Defensa, que también son autoridad competente desde el 14 de marzo.

En esta «desescalada institucional», Illa será la autoridad que trabajará en «cogobernanza» con las comunidades autónomas, detalló Sáchez, con las que continuará la «coordinación y la cooperación».

El presidente del Gobierno indicó que el “horizonte” que planteará el Ejecutivo para esta nueva prórroga será de «aproximadamente un mes» -sin concretar con exactitud- y explicó que eso no significará que no se pueda levantar el estado de alarma de algunos territorios.

«Si es asimétrico es asimétrico con todas las consecuencias y habrá territorios que pasan a la nueva normalidad en un horizonte temporal inferior a esas cuatro semanas y, entonces, el Gobierno no tendrá ningún interés en que se sigan limitando esas restricciones en esos territorios», afirmó.

Se mantendrá, aclaró, sólo en aquellos donde «inevitablemente hay que actuar con esta herramienta», por lo que animó a todos los partidos a que «arrimen el hombro» para consensuar la propuesta.

La duración del estado de alarma «va a depender mucho de la evolución de la pandemia, no del criterio político del Gobierno», dijo, para aclarar que «no dependerá del criterio político, dependerá de la disciplina social, del grado de unidad institucional que despleguemos en las próximas semanas y de que antepongamos el criterio de la salud pública a otra serie de criterios».

Decide la ciencia

Los ritmos, comentó, «los marca la ciencia«, porque «el objetivo es vencer al virus, el método es la unidad social, política e institucional», trasladó el presidente a la opinión pública, en varios momentos de la comparecencia en la que también relató que el Ejecutivo está «en el mismo equipo» que las comunidades autónomas en esta «pelea» con el coronavirus para «salvar vidas y reactivar la economía».

A esta cuestión también se refirió cuando justificó que Madrid, el área metropolitana de Barcelona y parte inportante de Castilla y León continúen en la fase cero aunque con algunos «alivios», porque a «juicio de los expertos sanitarios», Madrid y Barcelona son de las «zonas más afectadas» por la epidemia y las dos con mayor densidad de población.

En esta línea, dijo que «salvando vidas salvamos además empresas y empleos» y señaló que «todo el esfuerzo que hacemos en controlar la epidemia es un esfuerzo que nos acerca a la reactivación económica».

«No hay contraposición entre las prioridades sanitarias y las prioridades económicas», por lo que «no debemos engañarnos, el único camino hacia la recuperación económica pasa por superar la emergencia sanitaria», apuntó.

El virus sigue ahí

Sánchez afirmó que este proceso de desescalada «se prolongará» por espacio de «unas cuantas semanas», y admitió que en la mitad del país puede concluir «coincidiendo con el inicio del verano» y en el resto una o dos semanas después, «si no registramos recaídas».

Defendió que, según los primeros datos del estudio de seroprevalencia, el estado de alarma ha funcionado a todos los niveles y en todas las comunidades autónomas y el camino que estamos siguiendo desde el principio es el único posible.

Pero advirtió que aun «estamos aún en un escenario de vulnerabilidad» en el que no tendría sentido permitir que un residente en Madrid pueda desplazarse a su segunda residencia en Murcia o en Almería, porque, aunque el ritmo de contagios se ha «desplomado», el número de recuperados crece y la cifra de fallecidos desciende, «el riesgo continúa porque el virus sigue ahí», y apeló una vez más a la responsabilidad individual.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario