Diego Merino Rubio

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este martes 28 de abril de 2020 los primeros pasos del proceso de desescalada del confinamiento tras los que España podría entrar a finales de junio en una «nueva normalidad», si no hay ningún contratiempo.

«El plan para la transición hacia una nueva normalidad» aprobado por el Consejo de Ministros será «gradual, asimétrico y coordinado» y se establecerá en cuatro fases, en las que irán entrando los diferentes territorios según el nivel de cumplimiento de los indicadores de evolución del COVID-19.

En relación al plan, Sánchez ha explicado en rueda de prensa que «se han analizado las principales experiencias internacionales». Asimismo, el proceso, según las previsiones, «durará de seis a ocho semanas» y «a finales de junio estaríamos como país en una nueva normalidad si la epidemia está controlada», ha declarado.

Cada una de las fases del proceso tendrá una duración mínima de dos semanas porque «es el periodo medio de incubación del virus». La referencia territorial será la provincia y la isla y «no habrá movilidad» entre ellas hasta el final del proceso, ha subrayado. Las islas de Formentera (Baleares) y las de La Gomera, La Graciosa y El Hierro (Canarias) arrancarán el 4 de mayo directamente en la fase 1.

Cuatro fases de desescalada

Pedro Sánchez ha desgranado las cuatro fases en las que se dividirá este proceso de desescalada, oficialmente llamado «plan para la transición hacia una nueva normalidad».

La fase 0, en la que ya nos encontramos, será la de preparación y «medidas de alivio comunes», e incluye las salidas de los niños ya aprobadas y, a partir del 2 de mayo, el permiso para hacer deporte. A partir del 4 de mayo prevé nuevas medidas, como la reapertura de algunos negocios, locales con cita previa y restaurantes que podrán proporcionar servicio de comida a domicilio, sin consumo en el local. 

La fase 1 o inicial permitirá en cada provincia el «inicio parcial de algunas actividades», según ha indicado el jefe del Ejecutivo. Sánchez ha puesto como ejemplo la reapertura del pequeño comercio «bajo condiciones de seguridad», con la excepción de «grandes parques comerciales» donde son más probables las aglomeraciones.

En restauración,  se permitirá la apertura de terrazas, con pequeñas restricciones y una limitación al 30 por ciento del aforo, así como de hoteles y alojamientos turísticos, «excluyendo las zonas comunes». Estas aperturas establecerán «un horario preferente para mayores de 65 años», ha señalado Sánchez.

En esta fase, el sector agroalimentario y pesquero reanudará sus actividades y se reabrirán los lugares de culto, «limitando el aforo a un tercio». También se retomarán las «actividades deportivas de alto rendimiento» y si es posible, arrancará el entrenamiento en ligas profesionales.

Durante este período, el «uso de mascarillas será altamente recomendado en el transporte público».

En la fase 2 o intermedia, la hostelería podrá reabrir sus locales interiores con un tercio del aforo permitido, ha indicado el jefe del Ejecutivo. 

El curso escolar se retomará con normalidad a partir de septiembre, pero en esta fase se garantizará que los menores de seis años puedan acudir a las escuelas para permitir a los padres regresar a los trabajos presenciales. Además, se permitirá la celebración de la prueba de acceso a la universidad.

Se retomarán actividades como la caza deportiva y la pesca, y se reabrirán los cines, teatros y otras actividades de ocio «con limitación de aforo de un tercio». Además, «serán posibles las visita a monumentos o a exposiciones» respetando el aforo establecido de un tercio, ha subrayado Sánchez.

En esta fase también se permitirán «actos culturales de menos de cincuenta personas y un tercio de aforo» en recintos cerrados y, al aire libre, «cuando congreguen menos de cuatrocientas personas, siempre sentados». Respecto a los lugares de culto podrán abrir al 50 por ciento de su capacidad.

Por último, en la fase 3 o fase avanzada, «se flexibilizará la movilidad general» con un aforo del 50 por ciento en la actividad comercial que permita la «distancia física de dos metros». La restauración también limitará su aforo al cumplimiento de las condiciones de separación.

Sánchez también ha detallado que «se dictarán ordenes por parte del Ministerio de Sanidad para detallar los supuestos y las condiciones».

Cambio a comité de desescalada

El Gobierno ha anunciado este martes que el comité técnico de gestión del coronavirus se transformará a partir del miércoles en el comité técnico para la desescalada. Sánchez ha reorganizado este equipo interministerial que hasta ahora ha dirigido la situación de la pandemia del COVID-19 y ha nombrado uno nuevo sobre la misma base, pero con algunos cambios. 

Además del presidente y los cuatro vicepresidentes, a partir de este miércoles, se sumarán a las reuniones la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; la portavoz y responsable de Hacienda, María Jesús Montero; el director de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo; el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños; el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver; y el jefe de gabinete de Pablo Iglesias, Julio Rodríguez.

Este grupo de trabajo ha estado liderado hasta ahora por la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera. En él estaban presentes las cuatro autoridades delegadas: Margarita Robles (Defensa), José Luis Ábalos (Transportes), Fernando Grande-Marlaska (Interior) y Salvador Illa (Sanidad). Los cuatro siguen en el nuevo comité. En cuanto a los técnicos, se mantiene también el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

3 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.