Isabel Vilabella[1]

En la Comunidad de Madrid, 432.000 personas buscan empleo y de éstas, seis de cada diez son mujeres y ocho de cada diez trabajaron en el sector servicios. Además, hay un 40 por ciento de paro de larga duración y un 36 por ciento del paro es de menores de treinta años.

Diciembre siempre ha sido normalmente favorable para los datos de empleo, debido a que los sectores con un comportamiento estacionalmente positivo en este mes, sobre todo el sector servicios (que en diciembre de 2019 registró un descenso del paro de 4.347 personas) por la temporada de navidades en el comercio y la hostelería. El sector Servicios aportaba, en general, el empleo que perdían los sectores que reducen su actividad en este mes (construcción e industria).

El mercado laboral madrileño se estaba recuperando a principios del 2020 del empleo que resultó dañado por la anterior crisis económica de 2008 y se venía produciendo un descenso del paro en todos los sectores económicos en los tres años anteriores, hasta que irrumpe la pandemia de la COVID-19, y comienza un período muy crítico en el que todos los indicadores del empleo han resultado muy afectados. Debido a este nuevo golpe al mercado laboral, el paro en el año 2020 aumentó significativamente en servicios (22 por ciento), industria (14,7 por ciento) y construcción (13,8 por ciento).

Pero los datos malos no sólo se deben a la pandemia. La Comunidad de Madrid tiene 93.000 parados más que el año pasado y el aumento ha sido mayor que en España (27,5 por ciento en Madrid, frente al 23 por ciento en España).

Este mes ha caído el empleo en la construcción, un sector que ha provocado el 60 por ciento de todo el aumento del paro de diciembre.

Sobre contratación tampoco hay buenas noticias. En 2020 se han firmado un millón de contratos menos que en 2019 (un 31 por ciento menos) y está aumentando la contratación temporal, que ya es del 82 por ciento. Además, un 40 por ciento de los contratos son a tiempo parcial.

Las madrileñas y madrileños están en una situación límite. 122.000 personas están en ERTE; y si sumamos los que están en paro, hay más de medio millón de personas que no pueden trabajar.

La pandemia demuestra que el sector servicios no resiste las crisis y que en la Comunidad de Madrid hace falta un sector industrial fuerte, un sector servicios de alto valor añadido y reforzar los servicios públicos. La apuesta debe ser la transición ecológica y la subida salarial, incluido el incremento del Salario Mínimo Interprofesional.

  1. Isabel Vilabella es la secretaria de Relaciones Laborales y Formación de UGT Madrid.
Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario