«Para entrar a vivir»: casa con misterio muy apropiada para estas fechas

Cinco actores y un camarero, cuyo curriculum no figura en la promoción, son los personajes de «Para entrar a vivir», película de corta duración (un hora y cinco minutos) que puede inducir a error ya que muchos recordarán un telefilme de idéntico título, dirigido en 2006 por el catalán Jaume Balagueró, para la serie televisiva «Películas para no dormir».

En el caso que nos ocupa la dirección es del aragonés Pablo Aragües (Vigilo el camino, Novatos), un cineasta acostumbrado a recibir premios en festivales por varios de sus cortos, al alimón con la productora Marta Cabrera (ambos son pareja en la vida real y tienen dos niños).

Los cinco actores son la pareja que forman Bárbara Goenaga (La punta del iceberg, Gernika) y Gorka Otxoa (Pagafantas, Vaya semanita), treintañeros en busca de la casa de sus sueños, la veterana Luisa Gavasa (Campeones, El crack cero), como empleada de la inmobiliaria que les vende un piso para entrar a vivir, y otra pareja: la de Kira Miró (Los abrazos rotos, Truman) y Jorge Usón (La novia, Buñuel en el laberinto de las tortugas), amigos de los protagonistas que únicamente comparten con ellos una cena en la casa.

Comedia amable con misterio pequeñito: una pareja de treintañeros cree haber encontrado la casa de sus sueños (este es el lado fantástico de la película, sabemos que ahora, en esa franja de edad, los jóvenes siguen viviendo en casa de sus padres, y que incluso los que en algún momento creyeron había llegado el momento de emanciparse, han vuelto al reducto familiar ante la imposibilidad no solo de comprar, también de alquilar): los salarios no están para tirar cohetes.

Pero estamos hablando de una película y en el cine es posible todo. La sorpresa de los nuevos inquilinos llega cuando comprueban que «la casa» es como la madrina de Cenicienta y va cumpliendo todos los deseos expresados en voz alta: desde una guitarra hasta guardar las sobras de un almuerzo en la nevera. Llega un momento en que, abrumados, se preguntan si de verdad necesitan tantas cosas, pero entonces «la casa» les obliga a seguir pidiendo.

Rodada en tres semanas, casi íntegramente en un piso situado en el centro de Zaragoza, «Para entrar a vivir[1]» habla de una casa con truco, una casa que «deja de ser escenario para convertirse en personaje», en palabras del realizador Aragües.

  1. «Para entrar a vivir» se estrena en Madrid el viernes 4 de noviembre de 2022.
Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario