«Pan del cielo», el cuento del niño invisible

Financiada por crowdfunding la película sitúa el problema de los sintecho en primer plano, emociona y remueve conciencias

«Pan del cielo», película ganadora del Festival Internacional de Cine Católico de Mirabile Dictu de Roma en la edición del 2018, es la ópera prima del director y productor milanés Giovanni Bedeschi, y trata temas tan actuales como la pobreza, la exclusión social y la vida de las personas sin techo, recordándonos que existe una realidad muy dura, la de los miles de personas necesitadas que viven en la calle.

Esta película se estrena el día 11 de junio de 2020 en la plataforma Vimeo on Demand y la mitad de los beneficios que se obtengan con la distribución de “Pan del cielo” irán destinados a sufragar proyectos de las oenegés Mensajeros de la paz, Hospital de Campaña Santa Anna de Barcelona, Cáritas, Teléfono contra  el suicidio y Amica.

La trama se desarrolla en torno a una pareja que vive en la calle y un suceso extraordinario que tendrá enorme influencia en sus vidas.

En una fría noche de Navidad Lili y Anibal encuentran a un recién nacido en una caja de basuras, junto a un contenedor, cerca de la estación milanesa Greco-Pirelli. Lo llevan a un hospital cercano pero ninguno de los sanitarios de urgencia ve al pequeño, y todos creen que los clochards están locos. El niño de ojos azules y mejillas rosadas es muy especial, solo pueden verlo algunas personas, su presencia «es un milagro subjetivo».

Al cubículo de la estación donde Lili y Anibal deciden instalarse para cuidar al bebé, empiezan a llegar otros vagabundos y sin techo que acaban por conformar una familia diferente, pero muy funcinal, que gira en torno al niño que les necesita. 

Fábula a todas luces alegórica incluso desde el cartel promocional que anuncia sus intenciones de reescribir, con palabras y personajes actuales, la leyenda cristiana, y crítica acerba de la necesidad actual de cuantificar todo y consumir hasta lo innecesario.

El niño invisible de esta película es la representación de todos los invisibles sociales, de todas las minorías ignoradas y muy especialmente de todos los pobres y los que se ven obligados a vivir en la calle que, como recuerda en una entrevista el realizador de esta película –modesta de presupuesto pero muy ambiciosa sentimentalmente- no son solo los pobres «tradicionales».

El neocapitalismo y el consumismo a ultranza han abierto el abanico de los sin techo ampliándolo a personas que hasta ahora llevaban una vida considerada «normal»: gente que ha perdido el trabajo, mayores cuya jubilación no da para una cama en una pensión, padres divorciados que no pueden pagar los gastos de dos hogares, refugiados que han llegado en busca de un futuro mejor y dejando atrás la hambruna, una persecución o una guerra, e incluso trabajadores con unas condiciones y un salario tan precarios que ni siquiera llega para un alquiler. «Es una línea muy fina la que nos separa a cualquiera de nosotros de un sin techo», asegura Bedeschi.

Financiada por el equipo que la ha hecho posible mediante una campaña de crowdfunding, la película «Pan del cielo» consigue su propósito de emocionar, situar el problema en primer plano, y remover conciencias.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario