La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) informa de que la Comunidad de Madrid no ha incluido a las familias perceptoras del Ingreso Mínimo Vital (IMV) como beneficiarias en las becas de comedor, por lo que pierden esta protección social que sí tienen aquellas familias en situación de exclusión social que siguen percibiendo la Renta Mínima de Inserción (RMI).

Con la Plataforma RMI Tu Derecho, la FRAVM pide una rectificación de esta situación al Gobierno regional, recuperando el lema que en pleno estado de alarma se hizo famoso con motivo de los menús de Telepizza para familias empobrecidas: «Ayuso, con la comida no se juega».

De las 22 493 familias que antes de la entrada en vigor del Ingreso Mínimo Vital percibían la RMI, 12 540 tienen menores a su cargo. Para la Plataforma RMI Tu Derecho, de la que forma parte la FRAVM, todas estas familias son nuevamente olvidadas por la Comunidad de Madrid, al no haber modificado la reglamentación para incluirlas como familias con derecho a precio reducido de comedor. Esta es una modificación sencilla de hacer. Recordemos que hace no más de dos semanas esta normativa fue modificada para incluir a los hijos e hijas de los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

RMI Tu Derecho ya advirtió en el mes de junio, con la entrada en vigor del IMV, a Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, que deberían modificar la regulación de la becas de comedor para asimilar la situación de las familias perceptoras de IMV a las de RMI, y evitar así que las niñas y niños de las familias en situación de pobreza perdieran esta protección social, que en muchos casos asegura una comida caliente a estas familias.

La FRAVM señala que ahora, la Comunidad de Madrid vuelve a mostrar total indiferencia ante el Derecho a la Alimentación de las niñas y niños empobrecidos. Durante la pandemia, fue el Telepizza, y ahora, en plena crisis social y sanitaria, les excluyen de la especial protección con la que venían contando estas familias.

Según la información a la que ha tenido acceso la Federación, el gobierno de Isabel Díaz Ayuso argumenta que la cuantía del IMV es superior a la de la RMI y, por ello, la familia puede asumir ese gasto, pero ambas prestaciones están muy por debajo del mínimo que fija la Carta Social Europea como ingreso para asegurar la superación de la exclusión social de las familias empobrecidas.

Con la RMI, una familia de dos miembros (madre e hijo) percibía 512 euros y pagaba de comedor 20 euros al mes. Con el IMV esta misma familia recibirá 599 euros y abonará de comedor 60 euros. Mientras que la renta percibida aumenta un 16 por ciento, el gasto en comedor lo hace un 200 por ciento. Una familia de cinco miembros pasará de ingresar 738 euros de RMI a 1015 euros de IMV, un incremento del 37 por ciento, mientras que si sus tres hijos están en edad escolar pasarán de pagar 60 a 180 euros de comedor al mes, un incremento nuevamente del 200 por ciento.

Para la FRAVM, este «es el enésimo atropello de la Comunidad de Madrid a las familias empobrecidas, mientras Ayuso anuncia una bajada de impuestos de la cual se beneficiarán las rentas más altas. Su política social sigue haciendo caja con las familias en situación de pobreza».

Y concluye que «las familias empobrecidas no existen para la presidenta de esta Comunidad, las políticas para la erradicación de la pobreza y el reequilibrio de nuestra sociedad no existen. Se cubre el expediente, muy por debajo de los mínimos exigidos por el estado de bienestar y en cuanto tiene la oportunidad recorta el gasto público destinado a la erradicación de la desigualdad. Lo dijimos con el Telepizza, y lo decimos con la supresión de facto de las becas de comedor para familias empobrecidas: Ayuso, con la comida no se juega».

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario