«Nora», de Lara Izaguirre, un viaje iniciático por el País Vasco

De primero de road-movie, «Nora», dirigida por la realizadora vasca Lara Izaguirre (‘Un otoño sin Berlín’, 2015), protagonizada por Ane Pikaza (‘Vitoria 3 de marzo’), actriz con una brillante trayectoria como profesional de la ilustración, y con participación del argentino Héctor Alterio (‘El hijo de la novia’) en el papel del abuelo, se estrena en los cines españoles –y en los franceses- el próximo 3 de septiembre de 2021.

Nora tiene treinta años, vive con su abuelo argentino Nicolás y cuida habitualmente de los hijos de una amiga. Escribe el horóscopo en la revista del pueblo y se ha fijado como meta colaborar en revistas de viajes.

La muerte del abuelo cambia sus planes y, en la furgoneta heredada, inicia un viaje –sin rumbo y sin destino- por la costa vasca, cargada con la urna de las cenizas que va depositar junto a la tumba de la abuela. A lo largo del camino conoce a personas muy diversas, entabla amistad con alguna de ellas y supera distintos obstáculos, tanto de orden material como anímico, para terminar admitiendo que en el viaje ha sido feliz pero sigue sin saber lo que hará con su vida.

Película «optimista y agradable» en palabras de la realizadora, quien confiesa haberse inspirado en sus cuatro abuelos, «muy diferentes» pero todos ellos practicantes del axioma «al mal tiempo buena cara».

«Nora» es también un drama sencillo, bien contado, sobre personas que andan por la vida tal y como son, sin artificios y sin acabar de encontrar el lugar que tenían asignado, con escaso interés en la opinión que despiertan alrededor.

No es nada difícil identificarse con los personajes que transitan por esta historia de cualquier día en cualquier lugar, y especialmente con Nora, esta milenial que sin pretender hazañas excepcionales no duda en echarse todo a la espalda y enfilar carreteras y caminos con una furgoneta deslavazada y toda su vida en una mochila.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario