Miles de españoles siguen en otros países sin poder regresar a España. Este es el caso de Carmen Pinilla, profesora española, portavoz de un grupo profesores visitantes que están en Estados Unidos desde hace cuatro años; «no podemos volver a España», asegura.

Tras llegar a Estados Unidos a trabajar, por estar inscritos en el programa de Profesores Visitantes del Ministerio de Educación de España, el grupo de docentes nunca pensó que esta iba a ser su peor pesadilla. La pandemia por coronavirus asoló el mundo y fue entonces cuando se dieron cuenta de que ya no podían regresar a su tierra. Desde entonces han pasado cincuenta días, e inútiles han sido los contactos que han establecido con las autoridades españolas; hasta con Casa Real, según apunta Carmen a este periódico.

«Solamente queríamos regresar para confinarnos en casa, pero no ha sido posible…y lo peor es que nadie nos responde; no obtenemos respuesta ni de la web ni de los teléfonos que asegura Exteriores que están disponibles para repatriarnos», nos comenta muy preocupada.

Llevan cerca de dos meses tratando de regresar sin éxito, porque los vuelos comerciales a nuestro país se han cancelado de forma recurrente, no solo aquí, sino en Europa, añade Pinilla, portavoz del grupo afectado, profesora de español del Instituto de Secundaria de Morehead de Flemingburg (Kentucky):

«A día del 5 de mayo de 2020, que se suponía que las aerolíneas tenían vuelos comerciales con destino a Europa, ya no ofrecen un servicio fiable para los pasajeros, por no hablar de que siguen vendiendo billetes que saben que muy probablemente no van a poder ser utilizados para volar. Algunas de ellas incluso sugieren volar a distintas capitales europeas sin dar ninguna garantía de que una vez nos hayamos desplazado hasta allí, tengamos vuelos de conexión con España. Sinceramente, en estos momentos en los que se nos recomienda que evitemos viajar, a no ser que sea estrictamente necesario, yo no me veo con mi marido, los tres niños, un perro y bastante equipaje deambulando por distintos aeropuertos europeos, sin ninguna garantía».

Si a este supuesto se añade que todos ellos no dispondrán de una vivienda en breve, porque les habrá caducado la visa además del contrato de trabajo, (que habrá también vencido), se encuentran en una situación, como españoles, en donde se están incumpliendo las leyes de la inmigración, además de otros derechos fundamentales. De igual forma, denuncia que no están siendo protegidos por las aseguradoras de salud y se ven inmersos en una situación de desamparo e incertidumbre que no tiene respuesta alguna además del temor al coronavirus que está asolando los Estados Unidos, y cuyo número de contagios es inaudito.

Debido a las medidas adoptadas por el Gobierno por la pandemia de COVID-19, se ha ampliado el cierre de fronteras hasta el 15 de mayo, con la novedad de que ahora pueden entrar en el país las parejas y ascendientes o descendientes a cargo de residentes de España. Este dato aparece reflejado en el Boletín Oficial del Estado fecha 21 de abril de 2020, e incluye la orden ministerial que alarga el tiempo en el que España estará cerrada al exterior tal y como ha recomendado la Comisión Europea.

Esta circunstancia es la que sufren los doscientos docentes que, a pesar de poder regresar, no les es permitido y, además, no están siendo amparados ni por la embajada, ni por el consulado, ni tampoco obtienen respuesta alguna por parte del Gobierno.

En este supuesto se unen los titulares de un visado de larga duración expedido por un Estado miembro de la Unión Europea o estado asociado Schengen; trabajadores transfronterizos; profesionales sanitarios o cuidadores de dependientes; personal dedicado al transporte de mercancías; trabajadores diplomáticos, consulares o de organizaciones internacionales, militares, o miembros de organizaciones humanitarias; personas que acrediten causas de fuerza mayor o familiares directos.

Según la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, el ministerio ha estado organizando, desde que comenzara la crisis sanitaria, operaciones y vuelos conjuntos con otros países y aseguran que están negociando con las compañías aéreas la entrada y salida de personas que aún están fuera de España, situación que no les consta a miles de españoles que se ven desamparados.

Según el brote del COVID-19 en los Estados Unidos, cuya situación actual es especialmente grave, las directrices serán tomadas según la zona en donde esté la persona ubicada; el estado del brote variará según la ubicación, y las autoridades locales y estatales actualizan según los días, sus guías con frecuencia. El plan de la Casa Blanca para la reapertura de los Estados Unidos ícono externo significa que algunas zonas del país pueden tener guías diferentes a las de otras áreas. Por ello, son las autoridades locales o estatales las que aconsejan en el lugar en que se encuentran las personas, durante el recorrido y en el destino al que planean llegar para conocer las circunstancias locales y si hay algún tipo de restricción.

El Programa de Profesores Visitantes comenzó en el Estado de California en 1986, fruto de un acuerdo de colaboración entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España y el Departamento de Educación de ese Estado. El objetivo de dicho acuerdo, que ha sido renovado posteriormente y ampliado a otros 36 Estados más, es el de fomentar la mejora de la calidad de la enseñanza de la lengua y cultura española en Estados Unidos y Canadá, así como la formación de los profesores que la imparten y el estrechamiento de los lazos culturales entre los dos países.

En la actualidad, más de mil seiscientos profesores con visado de intercambio participan en este programa, al que hace unos años se incorporó también Canadá a través de la participación de la provincia de Alberta.

Periodista. Doctora en Ciencias de la Información. PhD. Máster en Dirección Comercial y Marketing. Fotógrafo. Consultora de Comunicación Socia directora LOQUETUNOVES.COM; Presidenta de D.O.C.E.( Discapacitados Otros Ciegos de España); Secretaria General del Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD); Miembro del CEDDD autonómico de la Comunidad de Madrid; Miembro del Consejo Asesor de la Fundación López-Ibor; Miembro del Comité de Ética de Eulen Sociosanitarios; Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland); exdirectora del diario Qué Dicen. Divulgadora científica, comprometida con la discapacidad y la accesibilidad universal. Embajadora de honor "Ñ". Representante en EASPD Europe del CEDDD Inclusive Life

Deja un comentario