La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade) que engloba a escuelas y guarderías infantiles, advierte de que miles de niños se van a encontrar con su centro cerrado cuando finalice el confinamiento, debido a que los promotores no han podido hacer frente a los gastos de mantenimiento, al no contar con los ingresos mensuales habituales.

La situación es «absolutamente crítica» para escuelas infantiles privadas de Madrid, señala Acade: «El 85 por ciento de las guarderías van a cerrar, por lo que unos cincuenta mil alumnos de cero a seis años no podrán volver a clase», al no recibir el «cheque guardería» que concede el Gobierno regional a las familias para compensar la extensión de horarios por conciliación familiar.

En total, son unas 900 guarderías privadas en la Comunidad de Madrid y siete mil trabajadores, la mayoría mujeres, informa Servimedia.

El presidente de Acade, Juan Santiago, ha reclamado a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, soluciones similares a las de sus homólogos de Galicia y Andalucía, Alberto Núñez Feijóo y Juan Manuel Moreno (también del PP), para evitar que las guarderías privadas quiebren como consecuencia del cierre para evitar la expansión del COVID-19, destinando el importe ya asignado de los ‘cheques guardería’ a los centros.

Según Juan Santiago, esas ayudas directas a los centros también se dan en Valencia.

Habitualmente, las familias y muchos de esos centros compensan gastos con el citado ‘cheque guardería’, una ayuda que se concede a las familias antes de que arranque el curso y que ronda los cien euros mensuales por hijo menor de tres años. El objetivo es ayudar a la conciliación cuando los padres trabajan fuera de casa.

El cheque se gestiona mes a mes a través de una plataforma informática a la que acceden los centros, pero esa plataforma ha dejado de estar operativa para canjear las ayudas preconcedidas al decretarse el estado de alarma.

«No entendemos por qué Madrid no toma la misma medida que Andalucía y Galicia gobernadas por el PP», insistió el representante de los centros, quien apuntó que Castilla y León también secunda la postura de Díaz Ayuso, pues «no da respuesta» para ayudar a educadores y familias.

Pequeñas empresas y autónomos

Acade Juan Santiago
Acade: Juan Santiago

«Estamos absolutamente desesperados, no hablamos de grandes empresas, sino de pequeñas empresas con cinco o seis trabajadores y la dueña, que también trabaja, muchos de ellos autónomos», comenta Juan Santiago, recordando que la situación ya era «crítica antes de la pandemia por la bajada de natalidad» y el incremento de los costes derivados por la reforma del Salario Mínimo interprofesional.

El Gobierno regional de Madrid ha justificado la retirada de los ‘cheques guardería’ no por «capricho», sino «por cumplimento estricto» de la normativa, aseguraron a Servimedia fuentes de la Consejería de Educación, que precisaron que «las ayudas se otorgan en función del uso de un servicio, si este no existe, la Administración no puede abonar la beca».

La Comunidad admite que conocía bien la situación por los «muchos escritos» que ha recibido, «fundamentalmente de familias», pero argumenta que «las becas se conceden a los padres que cumplen los requisitos, no a las escuelas infantiles privadas», por lo que la relación entre la escuela infantil privada y sus usuarios «no es competencia» de la administración.

Petición ciudadana

La protesta por la decisión de la Comunidad de Madrid también ha conseguido miles de firmas a través de una petición ciudadana en la plataforma ‘Change.org’, impulsada por Laura Barranco Sánchez, directora de una pequeña escuela de educación infantil en el barrio madrileño de Villaverde.

«La mayoría de las escuelas dependemos de esta ayuda para seguir en funcionamiento. Recibimos la beca mensual en función del número de alumnos matriculados en el centro, comprobado cada mes, gestionado por una empresa intermedia, lo que nos permite mantener los ingresos derivados de nuestra actividad», explicó a Servimedia.

«No es justo que el peso del mantenimiento de la escuela tenga que recaer en los padres de los alumnos, a quienes en algunos centros se les está pidiendo que paguen la tasa mensual en lugar de recibir el dinero de la beca», añadió, subrayando la situación de las familias con ingresos bajos o afectadas por ERTE debido a la crisis de coronavirus.

«¿Qué pasará cuando cientos de padres y madres vuelvan a sus puestos de trabajo y se encuentren con que el centro de educación infantil haya tenido que echar el cierre?», concluyó.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario