Hasta las narices de mensajes contradictorios, que si hay que consumir, que si no hay que reunirse, pero se ponen imágenes de celebraciones de años pasados en los que no pasaba nada; familias, amigos, cenas navideñas etc todo el mundo celebrando y pasándoselo bien en apariencia. ¿En qué se fijará la gente, en el mensaje auditivo ¡no se reúnan más de 10! O en el mensaje visual, un gentío pasándoselo fenomenal?

Que no, que este año no podemos comportarnos así porque un virus maldito habita entre nosotros, esa es la realidad que nos rodea.

Mientras los mensajes de los políticos vienen siendo de lo más variopinto, que si salvar el verano, que si salvar la Navidad, que si las vacunas, que si los niños no cuentan en las reuniones ¡claro como no respiran…! “que si que, que no que, que a mi novia le gustan los albaricoques, que no que, que si que, que a mi novia le gusta el palique…”

A la vez que van dando un mensaje y el contrario, la gente sigue contagiándose, es verdad que la vida no puede paralizarse, pero también es verdad que no se puede hacer lo que se hacía antes.

En Madrid se ha construido un hospital nuevo el “Hospital Enfermera Isabel Zendal”, que según nos dice la presidenta de la Comunidad de Madrid está preparado para pandemias como la COVID-19, a su vez ha pedido personal sanitario voluntario para ejercer en él, al parecer no andan muy bien de presupuesto. Más nos vale cuidarnos ¿no les parece?

NAVIDADES 2020

Te digo una cosa:
De compras y chirinola 
derechos a la tercera ola
y por regalo ¡una fosa!

Ale a cuidarse
 y a no contagiar 
ni contagiarse.

He realizado exposiciones individuales y he concurrido en exposiciones y muestras colectivas de humor gráfico tales como: Muestras de Humor Social organizadas por la Universidad de Alicante, Muestras Internacionales de las Artes del Humor organizadas por el Instituto Quevedo del Humor dependiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares y en el Salon International du Dessin de Presse et d´Humour en Saint-Just-Le-Martel (Francia).

Deja un comentario