Vecinos de Campamento, convocados por la Asociación Vecinal de Campamento, con el apoyo de la FRAVM y colectivos vecinales y ecologistas del distrito de Latina, se manifestaron en la tarde del martes 6 de julio de 2021 para pedir que se cumplan los límites de velocidad en la Carretera de Boadilla a su paso por el barrio.

Por esa carretera circulan a diario unos treinta mil vehículos que provocan en la vecindad contaminación acústica y atmosférica e inseguridad vial, y la Asociación Vecinal lleva más de dos años pidiendo soluciones al Ayuntamiento, y que este tramo de carretera sea convierta en una calle más del barrio y deje de ser una vía de tránsito hacia otros municipios.

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), la Coordinadora Vecinal de Latina, Ecologistas en Acción y las plataformas Salvemos la Casa de Campo, Campamento Sí y Entorno Meaques-Retamares apoyaron esta movilización que reivindica la salud de los vecinos y vecinas de Campamento. 

Campamento Boadilla carteles
Campamento Boadilla Casa Campo
Imágenes de los vecinos de Campamento movilizados el 6JUL2021 contra la contaminación y el ruido en la carretera de Boadilla

El tráfico que rodea este barrio, unos doscientos mil vehículos diarios, «supone un gran problema para la salud de las personas, un problema de aislamiento y un peligro de accidentes» indica Andrés Piñeiro, presidente de la entidad vecinal. 

Según sus datos, desde octubre de 2018 la velocidad máxima permitida en esta vía es de 30 km por hora, algo que no se cumple. De hecho, muchas veces los coches doblan esa velocidad.

Añade que «también hemos presentando propuestas para la Carretera Carabanchel-Aravaca y estamos muy atentos al proyecto del Ayuntamiento del Pasillo Verde del Suroeste, que implica el soterramiento del Paseo de Extremadura». 

«Necesitamos un cambio integral del tráfico que atraviesa Campamento», concluye Andrés Piñeiro, para quien «la salud de los vecinos y vecinas de Campamento depende de ello».

Deja un comentario