Al menos cuatro mil niños, entre ellos menores no acompañados, han quedaron sin techo como consecuencia del incendio ocurrido en el centro de recepción para refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), aunque los informes iniciales sugieren que no hay víctimas mortales, más de 12 600 personas, incluidos al menos cuatrocientos niños no acompañados y muchas familias, han debido desplazarse al resultar destruido un ochenta por ciento del centro.

«Esta devastadora tragedia agrava los desafíos ya existentes y las difíciles condiciones en Moria debido al hacinamiento y a la COVID-19», expresó el director general de la OIM, António Vitorino.

«Estamos haciendo todo lo posible para apoyar a las autoridades griegas y a los migrantes y refugiados afectados, para garantizar su atención y seguridad inmediatas mientras trabajamos juntos en soluciones a más largo plazo», agregó.

La Organización, junto con sus socios, se ha comprometido a transportar a los cuatrocientos niños no acompañados desde Lesbos hasta alojamientos adecuados en el continente.

«Acogemos con satisfacción la decisión de la Comisión Europea de financiar el movimiento crucial de cuatrocientos niños no acompañados de la isla y mantenemos nuestro compromiso de seguir ayudando con la descongestión de las islas y la reubicación de niños y familias vulnerables en otros Estados de la Unión Europea. La solidaridad con Grecia y el pueblo de Lesbos es ahora más necesaria que nunca», subrayó Vitorino.

Coronavirus

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) también está desplegada en el terreno, brindando asistencia a las autoridades griegas y ofreciendo apoyo a los más vulnerables, entre ellos ancianos, niños y mujeres embarazadas.

La organización asegura haber recibido informes sobre tensiones entre la gente de las aldeas vecinas y los solicitantes de asilo que intentaban llegar a la ciudad de Mytilene.

«Instamos a todos a actuar con moderación. Y a todos los que anteriormente se hospedaban en el centro y que estaba en cuarentena, ya que unas 35 personas dieron positivo con COVID-19, les pedimos que restrinjan sus movimientos y permanezcan cerca, ya que se está encontrando una solución temporal para albergarlos», expresó la Agencia en un comunicado.

© UNHCREl incendio destruyó el 80% del campamento de refugiados en Moria, Isla de Lesbos, Grecia

Niños no acompañados

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) también manifestó su solidaridad con los refugiados y migrantes afectados por el incendio.

Unicef aseveró en un comunicado su presteza para ayudar a abordar las necesidades urgentes de más de cuatro mil niños, en particular 407 menores no acompañados extremadamente vulnerables.

El organismo agradeció a las autoridades locales y al personal de primera línea que trabajaron durante la noche para abordar la crisis. La pandemia de coronavirus hace que sea aún más complejo y crítico implementar una respuesta rápida y segura.

«Hemos transformado el Centro de Apoyo a la Infancia y la Familia Tapuat de Unicef, que se encuentra cerca del campamento de Moria, en un refugio de emergencia. Esto puede acomodar temporalmente a las personas más vulnerables, incluidos los niños no acompañados, las mujeres embarazadas y otras personas con necesidades críticas, hasta que se identifiquen alternativas. Más de ciento cincuenta niños no acompañados se refugian allí ahora», informó el Fondo en su declaración.

Apuntó que la prioridad ahora es garantizar la seguridad y protección inmediata de los niños, en coordinación con el gobierno griego, el secretario especial para la Protección de Menores No Acompañados, las autoridades locales y otros socios del sistema de las Naciones Unidas y las ONG.

Unicef sostuvo que el incendio sirve como un fuerte recordatorio de la urgente necesidad de un Pacto de la Unión Europea sobre migración humano y sensible con los niños y que respete sus derechos a una protección y servicios adecuados en toda Europa.

OIM, Acnur, Unicef y la Oficina Europea de Apoyo al Asilo, en estrecha coordinación con el gobierno griego y el apoyo financiero de la Comisión Europea, están organizando la reubicación de niños no acompañados y otros solicitantes de asilo vulnerables de Grecia en otros países de la Unión Europea con el doble objetivo de apoyar a los grupos vulnerables y reforzar la solidaridad entre los Estados miembros de la Unión y los países asociados.

Este año, 641 personas han sido reubicadas de forma segura en Bélgica, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo y Portugal.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

1 COMENTARIO

Deja un comentario