La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, afirmó este 7 de diciembre 2021 que la situación de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados es «desastrosa», con graves infracciones que afectaron a unos cuatro millones de personas.

En un informe al Comité de la ONU para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, Bachelet señaló que esa condición devastadora socava las perspectivas de paz y desarrollo sostenible no sólo de los palestinos, sino también de Israel y la región.

Bachelet consideró inaceptable que los derechos humanos sean violados sistemáticamente y sin que se perciba un final de esas atrocidades.

«Sólo el fin de la ocupación puede traer una paz duradera y establecer las condiciones en las que los derechos humanos de todos puedan ser plenamente respetados», argumentó.

Abusos en Gaza

Al hablar de Gaza, Bachelet recordó que en mayo 2021 se registró la mayor escalada de hostilidades desde 2014, dejando como resultado 261 palestinos muertos, 130 de los cuales eran civiles y 67 más, niños.

Con ese motivo, el Consejo de Derechos Humanos estableció una comisión de investigación internacional independiente. Su primer informe deberá presentarse en junio del próximo año.

Bachelet señaló que la población de Gaza continúa sufriendo el bloqueo terrestre, marítimo y aéreo impuesto hace quince años por Israel, con infraestructura vital derrumbándose y un sistema de alcantarillado en descomposición.

«Las severas restricciones a la circulación y las obstrucciones al acceso de personas y bienes y servicios esenciales, incluida la atención médica especializada, generan un inmenso sufrimiento», apuntó.

Agregó que si bien los esfuerzos de reconstrucción y recuperación están en curso y se ha permitido gradualmente que algunos bienes ingresen a Gaza, el cese de hostilidades es frágil y las condiciones humanitarias «siguen siendo profundamente preocupantes».

Acusaciones sin pruebas

Por otra parte, la Alta Comisionada refirió que el 19 de octubre, Israel designó a seis organizaciones de la sociedad civil palestina como «organizaciones terroristas» en virtud de la Ley contra el terrorismo de Israel de 2016.

Luego, el 7 de noviembre, las declaró ilegales en el territorio ocupado en virtud del Reglamento de Emergencia (Defensa) de 1945.

Las seis organizaciones han trabajado con la comunidad internacional, incluida la ONU, durante décadas.

Para la Alta Comisionada, las denuncias de vínculos con el terrorismo son «extremadamente graves», pero «sin pruebas sustanciales adecuadas, estas decisiones parecen arbitrarias y erosionan aún más el espacio cívico y humanitario en el territorio palestino ocupado».

Insistió en que, «por tanto, estas afirmaciones pueden verse como un ataque a los defensores de los derechos humanos, al derecho a la libertad de asociación, opinión y expresión, y al derecho a la participación pública».

Desde junio de 2021, la Oficina de la Alta Comisionada también ha documentado casos de agresiones a periodistas y defensores de derechos humanos, así como intimidación, violencia y acoso de género, uso excesivo de la fuerza, detenciones arbitrarias y censura.

Agresiones de los colonos

Bachelet expresó al Comité su preocupación creciente por los numerosos asesinatos de palestinos por las fuerzas israelíes, así como por los colonos armados, que son cada vez más numerosos.

Manifestó especial alarma por los incidentes recurrentes de uso excesivo de la fuerza que han causado la muerte y han herido a niños palestinos. Este año, las fuerzas israelíes han matado a dieciséis niños en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental.

Una vez más, la alta funcionaria pidió investigaciones y rendición de cuentas de los responsables y reiteró que «la impunidad crónica» ha sido planteada repetidamente en los informes del Secretario General de la ONU y de la Oficina de Derechos Humanos que dirige.

Sostuvo que la violencia de los colonos israelíes contra los palestinos se encuentra en «niveles terriblemente altos», detallando que el año pasado fue particularmente agresivo ya que su oficina registró 490 incidentes que causaron muertes, lesiones o daños importantes a la propiedad palestina.

Actualmente, el promedio es un incidente de violencia por día de los colonos israelíes contra los palestinos.

UNICEF/Eyas El Baba Un niño de 13 años en Palestina recoge escombros cerca de la ciudad de Gaza para transportarlos en burro al mercado y venderlos.
UNICEF/Eyas El Baba Un niño de 13 años en Palestina recoge escombros cerca de la ciudad de Gaza para transportarlos en burro al mercado y venderlos.

Los niños en Palestina

En su informe, Michelle Bachelet destacó el impacto desproporcionado que tienen en los niños los ciclos recurrentes de escaladas militares y las privaciones que conllevan.

Según datos de los organismos socios de la ONU, el 75 por ciento de los niños en Gaza necesitan servicios de salud mental y apoyo psicosocial, así como otras prestaciones.

Actualmente, 160 niños palestinos están detenidos por Israel, algunos de ellos sin cargos, en virtud de las normas de detención administrativa.

Según el derecho internacional, la detención administrativa sólo está permitida en circunstancias excepcionales, «y este no es el caso hoy en los Territorios Palestinos Ocupados», subrayó.

Bachelet concluyó afirmando que su Oficina sigue recibiendo informes «inquietantes» sobre los malos tratos infligidos a niños durante su arresto, traslado, interrogatorio y detención por parte de las autoridades israelíes.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario