Amnistía Internacional (AI) expresa gran preocupación por los graves hechos ocurridos este 24 de junio 2022 en Melilla, y pide una investigación independiente y exhaustiva para determinar qué sucedió en la frontera entre Marruecos y España con resultado de al menos cinco personas fallecidas, y centenares de personas heridas entre migrantes y policías españoles y marroquíes.

Según informa el Ministerio del Interior marroquí, cinco migrantes han fallecido en Nador a consecuencia de una estampida, y algunos de ellos por caer desde lo alto de la valla, al tiempo que otros 76 habrían resultado heridos, trece de ellos de gravedad. También informa el Ministerio de 140 agentes marroquíes heridos, incluyendo cinco heridos graves.

La Delegación del Gobierno en Melilla, por su parte, ha informado de la entrada en territorio español de 133 migrantes, los cuales serían aparentemente mayores de edad. En el intento de salto, han resultado heridos 49 agentes de la Guardia Civil, todos leves, y 57 migrantes, de los cuales tres han sido trasladados al Hospital Comarcal de la ciudad. 

Violaciones de derechos humanos

Amnistía ha recibido informaciones y visionado imágenes que indican que, una vez más, las autoridades españolas han llevado a cabo «devoluciones en caliente», prácticas prohibidas bajo el derecho internacional porque impiden a posibles refugiados formular peticiones de protección internacional, y también impiden la detección de personas en situación de vulnerabilidad. 

La organización también ha visionado imágenes que muestran a las fuerzas de seguridad marroquíes emplear uso excesivo de la fuerza contra los migrantes y personas refugiadas; en particular, golpeando con sus porras a personas que ya se encontraban totalmente bajo su control y custodia, y que no oponían resistencia ni mostraban actitud violenta, con golpes lanzados de arriba hacia abajo, lo que incrementa las posibilidades causar lesiones graves en partes sensibles del cuerpo, como la cabeza.

La organización también ha visionado imágenes que muestran la situación de hacinamiento a la que las fuerzas policiales marroquíes habrían sometido a decenas de migrantes en las inmediaciones del perímetro fronterizo. 

«Aunque los migrantes hayan podido actuar con violencia en su intento de entrada a Melilla, en el control de fronteras no todo vale. Los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas deben ser respetados, y situaciones como la vivida hoy no pueden repetirse. Pedimos a las autoridades españolas y marroquíes que investiguen de forma pronta y exhaustiva las graves violaciones a los derechos humanos que se han producido hoy a un lado y otro de la frontera», asegura Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

La organización insta, una vez más, a las autoridades españolas a no llevar a cabo devoluciones en caliente, sino a proteger a quienes huyen de la guerra y la persecución, facilitando que puedan solicitar protección internacional de forma segura, y a abandonar la política de dobles raseros en materia de asilo y refugio. 

Amnistía Internacional recuerda que para evitar todo este sufrimiento son necesarias vías legales y seguras para que todas las personas que se ven forzadas a desplazarse, independientemente de su procedencia, vean respetados sus derechos a un procedimiento con todas las garantías y no discriminatorio para pedir asilo y protección.

Los editores de Aquí Madrid valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir con la política editorial del periódico sobre buenas prácticas profesionales.

Deja un comentario